Escucha esta nota aquí

Por William Zolá

El magistrado del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) Carlos Alberto Égüez asiste normalmente a su despacho y espera la resolución del Órgano Electoral que debería dar cumplimiento a la resolución de una sala constitucional de Beni, que dejó sin efecto su acreditación como magistrado. Insistió en que solo puede ser alejado del cargo con una sentencia ejecutoriada en un juicio de responsabilidades, por renuncia, cumplimiento de mandato y por muerte.

“No hay ninguna causal, de acuerdo al artículo 183 de la Constitución Política del Estado (CPE), no es que me aferre al cargo, pero hay que proceder de la forma correcta, la vía idónea que es lo que corresponde en un Estado constitucional de derecho en el cual nos encontramos”, sostuvo.

En las últimas horas salieron pronunciamientos a su favor por parte del Colegio Nacional de Abogados que confirman que los magistrados pueden ser alejados del cargo solo por los mecanismos establecidos en la Constitución y en las leyes: por renuncia, sentencia ejecutoriada, cumplimiento de mandato y muerte.

Égüez dijo este martes que el fallo de la sala constitucional de Beni es de cumplimiento inmediato pero indicó que corresponde al Tribunal Supremo Electoral (TSE) resolver la resolución de su inhabilitación como candidato a magistrado en las elecciones del 3 de diciembre de 2017, conforme a la Ley y a la Constitución que rigen en Bolivia y después viene lo que sigue.

“Pretenden no solamente inhabilitarme, sino quitarme el cargo que legalmente he ganado en una elección, legalmente lo estoy ejerciendo por tres años, pero me están destituyendo sin haber sido oído y vencido en un proceso justo como señala la Constitución y las Leyes”, sostuvo.

Comentarios