Escucha esta nota aquí

El colapso del sistema de salud por la emergencia sanitaria del coronavirus, que sigue cobrando vidas en el país, también movió la oferta electoral de los partidos que ahora enfatizan con mayor fuerza la inyección de recursos y hacer mejoras para brindar adecuada atención a la población.

Los bolivianos enfrentan una dura realidad con el contagio de este virus, porque se han dado casos de personas que perdieron la vida en las puertas de los hospitales o en plena vía pública, ante la saturación del sistema de salud.

El Gobierno nacional, los gobiernos departamentales y locales han canalizado sus recursos y sus fuerzas por mejorar las condiciones de salubridad. Han implementado camas de terapias intensivas, nuevos ambientes, laboratorios e ítems para profesionales, pero no es suficiente.

Lo que ofrecen

La presidenta Jeanine Áñez, que también es candidata de la alianza Juntos, enfatiza que a los bolivianos les preocupa la salud y economía.

El vocero departamental en Santa Cruz, Manuel Saavedra, hace conocer que el plan de gobierno de Juntos contempla en su parte central ‘salud para toda familia’.

Este plan establece que el compromiso con la salud ha sido demostrado con la decisión presidencial de asignar el 10% del presupuesto nacional a la salud pública.

El paso siguiente previsto es aplicar una cirugía mayor a la salud pública para resolver sus muchas falencias y asegurar el acceso oportuno a los servicios médicos, una atención de calidad y el logro de un sistema universal, solidario y eficiente.

Juntos considera que esta reforma comprende tres grandes acciones: el Seguro Universal de Salud, incorporando a más de cuatro millones de personas, entre los 5 y los 60 años, sin cobertura de la Seguridad Social ni de los actuales seguros públicos, como el Seguro Universal Materno Infantil, el Seguro de Salud para el Adulto Mayor; la descentralización de la gestión de la salud a los departamentos y municipios, movilizando la participación popular; y una reingeniería institucional para el establecimiento del sistema, con capacidad de articular y mejorar los sistemas de atención, de gestión y financiamiento.

De acuerdo con su propuesta, la Caja Nacional de Salud será únicamente proveedora de servicios médicos y dejará las labores de afiliación, registro, cobro de aportes y juicios coactivos, que serán traspasadas a una Tesorería de Seguros de Salud. La supervisión de los servicios de públicos y privados, y la fiscalización de los recursos financieros será responsabilidad de un organismo técnico independiente que atenderá reclamos y quejas y aplicará sanciones a los entes gestores.

Contempla un sistema único de historial clínico, de modo que las cajas de salud públicas y privadas podrán compartir la ficha e historial de cada paciente, optimizándose la atención y el tratamiento médico con diagnósticos precisos.

Se compromete a eliminar las colas para citas médicas y largas esperas para tratamientos e intervenciones quirúrgicas. “La tecnología informática facilitará la atención y el control de los pacientes y un sistema digital de citas médicas”.

El candidato presidencial de la alianza Creemos, Luis Fernando Camacho resume su oferta en el área salud. “En nuestro plan de gobierno propusimos una serie de medidas que enmiendan el abandono del sector (que ocurrió) durante el gobierno del MAS. Sobre la crisis sanitaria, enviamos una carta el 20 de marzo a la presidenta Jeanine Áñez para ayudar a la gente en la crisis sanitaria”, resalta.

Creemos resume en cinco puntos las medidas más importantes y estructurales en esta área.

El primero se refiere a la descentralización total del servicio de salud en gobernaciones y municipios, definiendo el Ministerio de Salud solo los lineamientos y las políticas generales (vacunación).

Luego señala que van a crear un Seguro Universal que otorgue a todos los bolivianos un paquete mínimo de prestaciones gratuitas, que respondan al perfil epidemiológico de la sociedad, lo que permitirá a cualquier persona ser atendida en un centro de salud de cualquier parte del país con la sola presentación de su cédula de identidad.

El tercer punto indica un plan de fortalecimiento de la salud, que permita hasta el año 2030 tener una infraestructura de atención y un número de profesionales equivalentes a la medida del continente

Además, contempla un programa de apoyo a las personas con tratamientos complejos y enfermedades crónicas (cáncer, hipertensión, etc.), en el que el Estado cubrirá parte de los costos de estudios, análisis, tratamientos y medicamentos.

Y el último punto propone eliminar el IVA a la compra de medicamentos.

Camacho sostiene que la emergencia sanitaria y las consecuencias de las medidas adoptadas (cuarentena) obligan a replantear su plan, “especialmente en lo económico, pues todavía desconocemos el tamaño de la caída de la economía y sus consecuencias en el sector real. Estamos trabajando de forma permanente en ajustes a las medidas propuestas inicialmente, y las difundimos por nuestros canales oficiales”.

El candidato vicepresidenciable de Comunidad Ciudadana, Gustavo Pedraza, resalta que la pandemia ha mostrado la infectividad del sistema de salud, “entonces hay que recomponer el sistema, hay que despolitizarlo, porque cada nivel estatal tiene un actor político distinto y estos se apropian de los espacios”.

Sostiene que se tiene que fortalecer el primer nivel, que es la puerta de entrada donde deberían resolverse la mayoría de las dolencias, “pero lastimosamente no hay condiciones ni de atención médica, laboratorio, medicamento o enfermería, por lo tanto, la gente se va al segundo y tercer nivel, lo que provoca el congestionamiento”.

También apunta a que hay que integrar a las carreras de medicina y un sistema para prevenir enfermedades. “Hay que pensar en menos enfermos y no necesariamente en más hospitales en el largo plazo”.

Coincide con sus oponentes en que es necesario invertir más, “pero eso no  hay que condicionarlo en porcentaje de inversión”, sino abarcar lo que haga falta. Insistió en que la pandemia ha obligado a ajustar el programa en general, aunque a su parecer el colapso del sistema es anterior. “Lo que ha hecho la pandemia es mostrar esa gran limitación de la salud pública y la gran debilidad de cada uno de los actores”.

Para Pedraza es fundamental fortalecer las autonomías y el partido político tiene que respetar la institucionalidad y asignar presupuesto en base a las necesidades. “Va a ser vital el control de la pandemia una vez nos toque asumir el Gobierno, hay que equipar los hospitales, fortalecer los laboratorios, darle mejor salario al personal y proteger sus derechos”

Gilbert Méndez, jefe nacional de campaña de la alianza Libre 21, que postula a Jorge Tuto Quiroga, indica que la coyuntura actual necesita otro tipo de planteamientos, como la implementación de sistemas de emergencias de salud, de laboratorios, test rápidos y unidades de terapias intensiva, como elementos básicos para encarar esta pandemia, más allá de los planes a largo plazo.

Resalta que desde antes de la emergencia advirtieron que era necesario el fortalecimiento de los centros de segundo y tercer nivel para dar respuesta inmediata. “Hasta ahora no tenemos una respuesta y la población se siente desprotegida”.

El plan de Libre 21 considera que en base a información actualizada se tiene que evaluar el financiamiento, lo que permitirá redefinir la asignación de recursos.

Advierten que revisarán la articulación de un sistema único de salud que aspire a una cobertura para todos los bolivianos, “coordinando acciones entre las entidades públicas, privadas y de seguridad social de corto plazo”.

También se comprometen a velar por la infraestructura , equipamiento, acreditación y registro de recursos humanos y la calidad de atención, entre otros aspectos.

Prevé un programa integral de salud que incluye salud materno- infantil, nutrición, agua, saneamiento e higiene. “Proponemos planes y proyectos enfocados a implantar medidas de control y prevención de enfermedades”.

Asimismo, plantea la creación del Instituto Nacional de Salud Pública que será una unidad técnico-científica.

Por su lado el candidato presidencial de Frente Para la Victoria, Chi Hyun Chung, sostiene que desde el año pasado viene impulsando el programa Chi Puede, pero obviamente la emergencia obliga a aplicar medidas urgentes.

Su oferta contempla el plan de contención  basado en lo que denomina cuarentena selectiva. No está de acuerdo en que la gente sea confinada porque si está libre del virus pueda trabajar.

“Lo que quiero es un Gobierno que facilita para que el pueblo sea grande”.

Cuestiona que hace tiempo el Gobierno debió firmar convenio con todas las clínicas privadas y permitir que estas atiendan a los pacientes Covid-19. Y tampoco se tendría que poner trabas al test de pruebas rápidas.

La propuesta de Chi Puede contempla un nivel de vanguardia para las juntas vecinales y médicos naturistas, que son los que deben hacer el primer nivel de contención, además de ayuda a los familiares que son confinados, para los que debe contemplarse la olla común y el Gobierno tiene que ayudar en esto, “porque hay muchos que viven todavía en miseria y mendicidad”.

También apunta que el servicio militar, estudiantes de Medicina, Enfermería y otras ramas relacionadas, pueden hacer la detección masiva del contagio. “Se los puede capacitar para que hagan la prueba de detección rápida”.

“Quiero hacer tres fases de detección masiva, cada una para cinco millones de personas, son 15 millones de pruebas y el presupuesto llega a ser 850 millones de dólares”, considerando también la ayuda a las familias que deben permanecer en confinamiento, indica Chi.

También apunta que no habrá tanta saturación en los hospitales porque lo impedirán los programas de contención y las clínicas privadas también van a estar abiertas a la atención.

Marianela Paco, vocera del Movimiento al Socialismo señala que dentro de las actividades electorales harán conocer su propuesta en el área salud, sin embargo, en el plan presentado en el Tribunal Supremo Electoral destacan una nueva política estructural de salud preventiva en el país.

También anticipa que fortalecerán la Política Nacional de Salud Familiar Comunitaria Intercultural, que prioriza la promoción de la salud y la prevención de enfermedades en los tres niveles de atención y recuperar la medicina tradicional ancestral.

Apuntan a fortalecer el Sistema Único de Salud Universal y Gratuito para más de siete millones de personas que no cuentan con un seguro de salud. Además de concluir la construcción y equipamiento de los hospitales de segundo y tercer nivel, así como los Institutos de cuarto nivel.