Escucha esta nota aquí

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, sostuvo reuniones con la OEA, con miembros del departamento de Estado de EEUU y en la Casa Blanca, en Washington, mientras que la canciller Karen Longaric se fue a Bruselas para solicitar ayuda a la Unión Europea. Ambos advierten a la comunidad internacional que se están gestando episodios de violencia después de las elecciones del 18 de octubre.

Tras enterarse de estas gestiones, Evo Morales arremetió desde Buenos Aires, donde tiene refugio después de haber renunciado a la presidencia de Bolivia, tras el informe de la OEA que confirmó que hubo manipulación de votos a su favor en las elecciones de octubre pasado.

Morales dice a la comunidad internacional “que esté atenta sobre los intentos del gobierno de facto de generar episodios de violencia para evitar que haya elecciones. A nuestros compatriotas, les pedimos no caer en ninguna provocación”.

Luis Arce, candidato presidencial por el MAS, afirmó ayer que respetarán los resultados de las elecciones, solo si los resultados son iguales a las encuestas recientemente conocidas. Insistió en que duda de que Carlos Mesa, candidato presidencial por Comunidad Ciudadana, pueda ganar en las urnas en primera vuelta si no es con fraude, reportó una agencia de noticias.

Mientras nosotros estemos a la cabeza y ganemos las elecciones como están en las encuestas que se están planteando ahí, en todo tipo, en todo sentido, ¡ah! y con la garantía de que organismos, fundaciones, que vengan de afuera a garantizar (respetaremos los resultados de las elecciones)”, sostuvo Arce en entrevista con ATB Cochabamba.

Por su lado, Murillo reveló desde Washington que informes de Inteligencia advierten que dirigentes del MAS intentan convencer a jóvenes, principalmente, de que el Ejecutivo está preparando un fraude electoral y los llama a conseguir y comprar armas para levantarse el 18 de octubre en caso de que Luis Arce no alcance la victoria.

Por ese motivo, se reunió con autoridades de la OEA y miembros del Gobierno de Estados Unidos para buscar cooperación que, definitivamente, “no implica traer soldados a Bolivia, pero servirá para defender la democracia”.

Ante el Europarlamento, en Bruselas, la canciller Karen Longaric alertó que en dos semanas los bolivianos elegirán un nuevo Gobierno. “Es un momento crítico en la historia democrática de Bolivia y por eso requerimos el compromiso y la ayuda de la UE”.

Andrónico Rodríguez y el dirigente minero Orlando Gutiérrez (MAS) advirtieron que el pueblo recuperará el poder en las calles, en caso de que se presenten irregularidades en las elecciones respecto a un fraude, reportó Erbol.

“Ni se les ocurra hacer alguna irregularidad, fraude o provocar convulsión. Estamos en cuarto intermedio a nivel nacional, hermanos y hermanas, cualquier momento, si provocan alguna irregularidad, levantamos el cuarto intermedio, el pueblo boliviano en las calles recuperará el poder”, manifestó Rodríguez en su discurso ante una concentración de jóvenes del MAS en Oruro.

En el mismo acto, el dirigente minero Orlando Gutiérrez dijo: “Que lo escuche la derecha de facto, al primer intento de hacer fraude con nuestro voto, Bolivia levanta el cuarto intermedio y vamos por el poder mis hermanos”, exclamó el ejecutivo de la Federación de Mineros, reportó Erbol.

En Chile, en la frontera con Bolivia, hay alerta por la llegada de buses con jóvenes venezolanos.