Escucha esta nota aquí

Las bases del Movimiento Al Socialismo rodearon ayer el Tribunal Electoral Departamental para tratar de cambiar las listas de candidaturas presentadas al filo de la medianoche del 28 de diciembre. Militantes y dirigentes de varios municipios del departamento se dieron cita en el edificio de la ex Mutual Guapay para mostrar su descontento con los nombres registrados por su delegado ante del TED, Henry Zeballos, y crucificaron muñecos que representan a Gerardo García, vicepresidente nacional del MAS y Juan Guzmán, presidente departamental, a quienes responsabilizan de un supuesto cambio unilateral de candidaturas a última hora.

Humberto Ocampo, dirigente masista de Montero, contó que habían elegido de manera orgánica a sus candidatos, que levantaron actas de reuniones e hicieron las carpetas de cada uno de los elegidos, pero esas carpetas desaparecieron en el camino al Tribunal, y sus candidatos fueron reemplazados por otros.

“El compañero Evo ha delegado personas que están haciendo hundir al instrumento político, no fortalecer al proceso de cambio”, renegó Ocampo.

En las filas masistas que abrazaban las esquinas de las calles Sucre y Potosí, se escuchaban diferentes voces. Algunos transitaban de grupo en grupo con desesperanza, asegurando que lo que estaba inscrito ya no se podía cambiar, mientras otros mascullaban teorías que incluían pagos por candidaturas, exacerbando los ánimos de los que esperaban respuestas.

Consultado si las lista aún se podrían cambiar, Daniel Valverde, abogado, analista y director del Observatorio Político Nacional de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno, explicó que el calendario electoral prevé sustitución de candidaturas observada por documentación incompleta, además de impugnaciones, lo que podría abrir la puerta a una solución a este conflicto interno del MAS, que amenaza con desbordarse hacia las carreteras en formas de bloqueo.

De hecho, el MAS ya hizo este tipo de sustituciones en sus listas de candidatos para las elecciones fallidas de 2019. En esa oportunidad inscribió una candidata provisional para la primera senaduría de Santa Cruz, que luego fue reemplazada por María René Liévana. Lo que sí será un impedimento es que solo se podrá reemplazar lo que está inscrito y el MAS, por primera vez en su historia, presentó listas incompletas.

“El MAS es una multitud sin frenos, no hay liderazgos internos, nadie que oriente internamente, por lo que prevalece la ley del más fuerte, del que más grite”, opina Valverde.

Para tratar de levantar la vigilia, ayer ingresó al TED un grupo de dirigentes para sostener una reunión con algunas autoridades electorales. Hasta el cierre de la presente edición aún no había respuestas.

En campaña

Mientras el Movimiento Al Socialismo es un enredo interno, otros partidos ya están en campaña. Uno es Demócratas. Su principal candidato, Roly Aguilera, postulante a la Alcaldía de Santa Cruz de la Sierra, se reunió ayer con un grupo de adultos mayores, a quien elogió por el trabajo de una vida y le habló de su propuesta de vacuna contra el coronavirus.

Esto se ha convertido en parte central de la campaña, en la que las candidaturas que están en función pública (MAS, Demócratas y Santa Cruz Para Todos) han entrado en competencia. Por ejemplo, ayer Roly Aguilera consideró que los 120 días que tardará en llegar los lotes masivos de la vacuna rusa SputniK V son demasiados y se congratuló por el hecho de que la alcaldía capitalina hará gestiones para inmunizar a la población a la par del Gobierno central.

En días pasados, Aguilera dejó una carta a Sosa para pedirle la vacunación de la población de la capital. Sosa recordó que era una atribución nacional, pero le agradeció que confíe en su capacidad de gestión y se comprometió a buscar los mecanismos para que las vacunas lleguen más rápido.

Comentarios