Escucha esta nota aquí

El oficialismo no se cierra e incluso las visiones más radicales dejan abierta alguna posibilidad de modificar la fecha de las elecciones subnacionales por el rebrote del Covid-19 en Bolivia.

Mientras tanto, en la vereda de la oposición, la presión para posponer la cita electoral crece.

El presidente de la Cámara de Diputados, Freddy Mamani, dijo ayer que “con relación a esa solicitud que por ahí se está circulando, para nosotros ni siquiera está en agenda cambiarle fecha a las elecciones subnacionales”.

El análisis que realizó la máxima autoridad de la Cámara Baja, antes que sanitario, fue político. Explicó que el pueblo boliviano espera que sus autoridades sean designadas de forma legítima y legal a la brevedad posible. “En las diferentes regiones del país esperan con muchas ansias de una vez tener nuevos gobernadores, alcaldes”, recalcó.

El viernes de la semana pasada, Bolivia alcanzó los 2.263 casos nuevos en un día. Los departamentos de Santa Cruz, La Paz y Cochabamba fueron los más afectados en esa escalada de contagios que se disparó en el territorio nacional y superó al peor día de la primera ola de 2020.

Mamani restó importancia a las cifras del coronavirus. Sin embargo, dejó una puerta abierta y aclaró que la solicitud para cambiar la fecha de la cita electoral de marzo corresponde al Órgano Electoral, y no al Legislativo. “Esa instancia no lo solicitó, al contrario, ha ratificado el 7 de marzo, así que por el momento no hay nada que discutir”, dijo.

En la misma línea, el candidato por el MAS a la Gobernación de La Paz, Franklin Flores, señaló que se debe respetar lo señalado por el TSE, “y su presidente Salvador Romero emitió su criterio”.

Romero, la máxima autoridad del ente electoral, declaró que “el proceso electoral se está desarrollando con normalidad. El TSE y los tribunales departamentales estamos cumpliendo con el cronograma, ninguna actividad se ha desfasado y estamos tomando todas las previsiones para avanzar con normalidad para llegar al 7 de marzo”, aseveró.

Complementó que se trabaja con los expertos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), “para que tengamos protocolos adecuados que nos permitan, por un lado, el ejercicio de los derechos políticos, y por otro lado, la debida protección de la salud pública en el país”.

El presidente del Senado, Andrónico Rodríguez, por su parte, se abrió a evaluar la posibilidad de posponer las elecciones, aunque aclaró que personalmente no lo ve necesario.

Cuando los periodistas le preguntaron sobre las elecciones, respondió: “Hay que evaluar, sin duda hay que cuidarse, no bajar los brazos en cuanto a medidas de bioseguridad, pero tampoco hay que alarmar a la población. Habría que evaluar el tema de la fecha de las elecciones subnacionales de manera conjunta”.

De hecho, adelantó que sostendrá “algunas reuniones” para ver si esto es pertinente o no. Por lo menos, yo veo que las elecciones deben llevarse con toda normalidad, pero mucho dependerá del comportamiento del rebrote de la pandemia”.

El Poder Ejecutivo tampoco cerró la puerta. El director nacional de Epidemiología, René Barrientos, advirtió que según un estudio, el 80% de los contagios son en lugares cerrados, por lo que se observó que las caravanas en lugares abiertos de las pasadas elecciones nacionales no incidieron “significativamente” en el incremento acelerado de casos de Covid-19.

El viceministro de gestión en Salud, Álvaro Terrazas, advirtió que hasta el momento el gobierno no consideró que sea necesaria la postergación de las elecciones en el entendido de que se desarrollan en un escenario “totalmente manejable como es un recinto electoral”. Por ello, comentó que “por el momento no vimos esa posibilidad”.

Pero la autoridad recalcó que es un tema en permanente análisis. “En salud y en epidemiología todos los elementos son dinámicos, nada es estático. De momento, no lo vemos necesario, pero eso puede cambiar”, aseguró.

Con respecto a las concentraciones, también consideró que es un factor “regulable”, y advirtió que será el Órgano Electoral el que deberá tomar todos los recaudos necesarios.

René Barrientos tampoco cerró la puerta y adelantó que “es muy aventurado decir que se postergarán las elecciones; de acuerdo a las condiciones actuales no se debe, pero se verá más adelante”, explicó.

La oposición

Desde la oposición, la presión para la postergación aumenta día a día.

El primer pedido para posponerlas por 60 días la realizó el exsenador opositor Óscar Ortiz.

El último fin de semana, los candidatos a la alcaldía de La Paz, Luis Larrea, expresidente del Colegio Médico; el exdefensor del pueblo y exrector de la UMSA, Waldo Albarracín, y el postulante por Pan-Bol y exdiputado Amilcar Barral solicitaron que se cambie la fecha y anunciaron que suspenderán sus campañas políticas para resguardar la seguridad en la salud de sus seguidores.

El Alcalde de La Paz, Luis Revilla instó al TSE a considerar los criterios científicos de los galenos para postergar las elecciones subnacionales.

“Lo menos que debería interesar es si se beneficia o perjudica a alguien políticamente, se tiene que atender el criterio de los especialistas de salud, es una decisión que le corresponde al TSE. Soy optimista de que el Órgano Electoral antes que hacer caso a los criterios del Gobierno central haga caso a los criterios científicos y médicos”, afirmó la autoridad edil en radio Panamericana.

Recomendó a los vocales evaluar los informes de los médicos al igual que el año pasado, cuando se suspendieron los comicios generales a la presidencia y vicepresidencia; dicha elección debía realizarse en mayo, pero se trasladó para octubre porque el país atravesaba la primera ola de la enfermedad del coronavirus.

“Y si efectivamente amerita que haya una postergación eso se tiene que hacer, aquí se habla de cuidar la salud de la población”, remarcó Revilla.

El domingo, el Comité Científico, Colegios de Profesionales de La Paz, Sindicatos del Sistema Público y Seguridad Social pidieron a las autoridades nacionales, departamentales y municipales suspender los comicios y retornar a la cuarentena rígida debido al aumento de contagios en esta segunda ola de la pandemia.



Comentarios