Escucha esta nota aquí

Por: Magno Cornelio

En el segundo día de bloqueo, en algunas municipios de la región chiquitana se empieza a sentir los efectos de la medida drástica.

En San Javier, esta jornada comenzó a escasear el combustible en el único surtidor. La queja de transportistas y pobladores se centró en el costo elevado para conseguir un litro de gasolina en los revendedores que, según denunciaron, oscilaba entre Bs 10 y 15.

Se dio a conocer que el cisterna que abastece de combustible al surtidor de San Javier se encontraba varado en el punto de bloqueo a la altura del municipio de Cuatro Cañadas.

Los comerciantes que regresan de la capital cruceña con verduras y otros alimentos para abastecer al mercado y sus negocios están utilizando vías alternas (desvíos) para poder sortear los bloqueos y llegar a la población. Por el momento, no hay escasez de estos productos.