Escucha esta nota aquí

A fuerza de amenazas, en una semana los médicos consiguieron modificar tres artículos de la Ley de Emergencia Sanitaria. En tres meses, la oposición, conformada por Comunidad Ciudadana (CC) y Creemos, no logró cambiar ni una sola coma a otras normas, que fueron aprobadas tal como se las envió desde el Poder Ejecutivo.

Las normas aprobadas en estos tres meses fueron principalmente del área económica. El 28 de diciembre fue un día clave, porque se publicaron en la Gaceta Oficial del Estado tres leyer claves.

La Ley del Régimen de Reintegro en Efectivo del Impuesto al Valor Agregado, la Ley del Impuesto a las Grandes Fortunas y la del Presupuesto General del Estado.

También el Legislativo generó normas para la reducción del gasto corriente y la reprogramación de deudas con seis meses de gracia sin interés ni capital.

Las primeras dos acciones del Gobierno fueron aprobadas para poner en marcha el bono contra el hambre, aprobado en la anterior gestión legislativa, y la ley para las elecciones subnacionales que se realizarán el 7 de marzo.

En todos esos casos, la oposición presentó observaciones, propuso modificaciones, pero todo fue en vano, la aplanadora no admitió un solo cambio.

En la últimas dos semanas, la Cámara de Diputados había aprobado el proyecto de Ley de Emergencia Sanitaria. Pero, antes de que llegue al Senado la norma se enfrentó con la oposición de los médicos, que anunciaron un paro nacional de 24 horas.

La norma prohibía el derecho a la protesta a este sector durante la emergencia sanitaria y establecía la contratación de profesionales de salud extranjeros, lo que mereció el inmediato rechazo del sector médico del país. A eso se sumó la exigencia de eliminar que el Gobierno pueda definir las tarifas de la atención médica privada, sin respetar los aranceles vigentes.

Tras una negociación, el domingo pasado entre los galenos y el Ministerio de Salud, el Gobierno cedió y realizó cambios en los tres artículos. El lunes remitió el proyecto modificado a la Cámara Alta, que introdujo los cambios “sin mover una coma”, como admitió textualmente la presidenta de la comisión de Constitución del Senado, Virginia Velasco (MAS). La norma fue aprobada. Los Diputados realizaron los cambios y asunto solucionado.

Una vez más, el Ejecutivo envió la línea y la mayoría absoluta acató, tal como ocurrió durante los 14 años de gobierno de Evo Morales, pero con dos tercios.

La oposición no pudo evitar cuando el presidente del Senado, Andrónico Rodríguez (MAS), envió la Ley de Emergencia Sanitaria a la comisión de Constitución, manejada por su partido, y no a la de Salud, controlada por el opositor CC. Ese hecho fue tomado como un vicio de nulidad denunciado por la alianza de Carlos Mesa.

Este ejemplo, el del tratamiento de la norma que tiene suma importancia para enfrentar la pandemia, es muy claro para mostrar lo que ocurre en el debate. La decisión de iniciar una emergencia sanitaria está en esta ley asignada a 11 ministerios. Deja afuera a las alcaldías y Gobernaciones. Este hecho fue debatido toda la madrugada y parte de la mañana del jueves pasado. Al final, se puso en marcha el rodillo, y solamente se cambió lo autorizado.

La crítica para el oficialismo es que no genera propuestas. El senador cochabambino del MAS Leonardo Loza admitió que por el momento es así. “Estamos apoyando para que el Gobierno solucione con leyes claves el desastre económico que ha dejado la derecha golpista en un año de gobierno de Jeanine Áñez”.

La oposición

Una explicación común en las bancadas de CC y de Creemos es que los asambleístas del MAS son solamente “levantamanos”.

El diputado chuquisaqueño Marcelo Pedrazas, de CC, lamentó que el MAS aprovecha de mala manera su mayoría absoluta. “Voy a ser directo, se impone una línea vertical desde el Poder Ejecutivo, desde donde mandan las leyes sin autorizar a su bancada ni siquiera cambios de forma, ni hablar del fondo, y por eso no somos escuchados, no se incorporan las sugerencias que realizamos”.

Mencionó que ni siquiera el tema regional ha logrado, en estos tres meses, romper la estructura vertical del oficialismo. “Por ejemplo, en vez de dar Bs 32 millones a los departamentos, el presupuesto asignó solo un millón y medio, y la bancada del MAS no permitió ninguna modificación. Simplemente levantaron la mano y aprobar la ley”, cuestionó.

Calificó de lamentable y preocupante la dependencia que tienen los asambleístas oficialistas del Ejecutivo, y la obligación de dejar de lado su criterio y no admitir que se modifique ni una coma en los textos.

Por su parte, el diputado de Creemos Erwin Bazán recurrió al refrán popular “alábate patasca que no hay quién te coma”, en alusión a las justificaciones del oficialismo. “Por lo que veo también en mis colegas de CC, puedo decir que la oposición ha demostrado una importante capacidad argumentativa y de debate. No olvidemos que la finalidad de la Asamblea representa al conjunto de los bolivianos, es un dato objetivo, medible y comprobable”.

Una de sus sugerencias es que se puedan transmitir las sesiones en vivo por Bolivia Tv, porque es fundamental lo que se delibera en ambas cámaras. “Creo que esto haría que los parlamentarios del MAS sientan algo de vergüenza sobre lo que sucede”, acotó.

Coincidió con su colega de CC, y advirtió que “lo que ocurre es que los parlamentarios del oficialismo son otros levantamanos, esa es la realidad. Igual que lo fueron todos los que pasaron por el Legislativo durante los 14 años de Gobierno de Evo Morales”.

Lamentó que su dinámica esté restringida a recibir una línea del Ejecutivo para aprobar los proyectos tal como llegan. “No están abiertos al debate. Si es que abren la boca es para acusar a la oposición de ser golpista y de no tener propuestas cuando es exactamente lo contrario. Es una técnica; miente, miente que algo quedará”, dijo.

El senador Loza comentó que lo que señalaron los diputados opositores se llama “demagogia, porque permanecemos noches debatiendo con la derecha, otra cosa es que ellos no tienen poder de convencimiento, solo piensan en su poder económico y político, nunca en el pueblo. Mientras sigan en esa actitud, no moverán ni una coma a nuestras leyes”, arremetió.

Pedrazas aseguró que en el tratamiento de las leyes, la oposición, “a la cabeza de CC, hemos hecho propuestas concretas y no solamente nos hemos ido a sentar. Considero que en estos tres meses se ha realizado una labor positiva”.

Sin embargo, admitió que definitivamente el candado que puso el MAS con la aprobación de leyes por mayoría absoluta dejando de lado los dos tercios es un tema que ha perjudicado mucho.

Ante eso, Pedrazas resaltó que hasta la fecha se han presentado tres recursos ante el Tribunal Constitucional para rehabilitar los dos tercios, que siguen en trámite. Bazán rebatió y dijo que el único recurso que aceptó el Tribunal Constitucional es el de Creemos.

Leonardo Loza manifestó que no cree que este hecho dependa de la mayoría absoluta ni de los dos tercios, “la oposición no tiene planteamientos convincentes”.

Bazán aseguró que el tema no está cerrado, “hoy por la pandemia no de puede hacer movilización social, pero esto pasará”.

Comentarios