Escucha esta nota aquí

La expresidenta del Tribunal Supremo Electoral (TSE) María Eugenia Choque salió el jueves de la cárcel y podrá defenderse desde su domicilio en el caso del fraude electoral del año pasado que indaga la justicia.

El expresidente Evo Morales pidió el domingo 26 de octubre, días después de la victoria del MAS en las elecciones, el archivo del caso que provocó su renuncia en noviembre de 2019, y alegó la inocencia de la expresidenta Choque, además de otras ex autoridades electorales encarceladas de manera preventiva.

La jueza Lorena Camacho concedió la cesación a la detención preventiva para Choque. El Tribunal Departamental de Justicia de La Paz autorizó la salida del penal de Obrajes, que fue firmada con anticipación y solo estaba pendiente un trámite administrativo.

Mientras, el presidente de la Sala Penal Segunda, Willy Arias, concedió “en parte” una acción de libertad a favor de Choque.

Ese fallo ordena que la jueza Margot Pérez emita una nueva resolución sobre el pedido de detención domiciliaria, luego de que la ex autoridad electoral presentó un certificado médico que acreditaba que su cuadro de diabetes se había agravado. Sin embargo, este último es paralelo.

En septiembre de este año, Choque logró detención domiciliaria, pero la Fiscalía apeló la determinación y en octubre volvió al penal de Obrajes.

En Chimoré, el miércoles, el exvicepresidente Álvaro García Linera ahondó en adjetivos en un duro discurso durante el acto de recibimiento a Evo Morales.

Identificó a quienes, a su juicio, fueron los autores del “golpe de Estado” y aseguró que retornan a Bolivia sin ánimo de venganza. “Hace un año la maldad se apoderaba de nuestro país, gente maligna, destructora, mataron a hermanos, quemaron casas de dirigentes, la casa del presidente Evo. Mataron en Senkata, en Sacaba, 35 muertos, 800 heridos a bala, y una pandilla de ladrones se apoderó del Estado y tiene nombre y apellido, Tuto Quiroga, Carlos Mesa, (Jeanine) Áñez, (Arturo) Murillo, toda la escoria de la historia se unió para atacar al Estado y al pueblo, y destruir las victorias sociales”, afirmó el exvicepresidente.

El jueves, el expresidente Jorge Quiroga le respondió y aludió el caso del fraude y a los procesos en contra de exministros y del propio expresidente Evo Morales, pierden fuerza en la justicia.

“Evo Morales hizo triple fraude: el constitucional para volver a postular; el popular, con el referéndum del 21-F y el electoral (del 20 de octubre de 2019) demostrado por la OEA”, recalcó.

El exmandatario recordó que hace un año, antes de su renuncia y salida del país, Morales “reconoció ese fraude electoral. Anuló las elecciones, destituyó a los vocales y pidió nuevos comicios”.

Posteriormente, devolvió con la misma dureza los adjetivos de García Linera y manifestó que “después, como un vil cobarde, escapó. Ahora el faraón vuelve, ignorado por su Gobierno. Su depravada inmoralidad lo vuelve tóxico hasta para su partido, que sin él, sin aparato estatal ni intereses ocultos, obtuvo 505.000 votos más que hace un años, esa es la prueba del fraude del 2019”, acotó.

“Baldor”, en referencia a García Linera, “huyó junto a Evo y con su cobarde fuga le puso la banda presidencial a Jeanine Áñez. Ahora, con el alma llena de veneno, nos insulta para tapar que (el vicepresidente David) Choquehuanca y dirigentes indígenas lo repudian”.

Recalcó que el retorno de Morales es un problema para el Gobierno de Arce. “Porque hay animales con 100 pies, pero no existe animal ni Gobierno con dos cabezas. Ahora Evo será corresponsable de la dura crisis económica que se viene por los 14 años de despilfarro y corrupción”.

Romero

El miércoles, desde Chapare, Evo Morales instruyó al MAS en el Legislativo interpelar al actual presidente del TSE, Salvador Romero, a quien acusó de pretender “ocultar los resultados” de las elecciones del 18 de octubre. “En menos de un año hemos recuperado la democracia, hemos vuelto al Gobierno, eso es algo inédito, histórico, único en el mundo”, recordó.

Destacó que el “instrumento político” ganó las elecciones incluso contra el árbitro. “Hasta la última noche tratando de engañar al pueblo boliviano. Aprovecho esta oportunidad, convoquen a una interpelación o un informe, el sábado 17 dijo que no había el Direpre, el domingo a las ocho de la noche, tenía que haber informe en boca de urna y nada, después conferencia y nada, ya habíamos ganado y estaban tapando, seguramente preparando cómo ocultar los resultados”, acusó.

Sin embargo, al menos en el discurso, ese instructivo no fue bien recibido por la bancada del MAS en la Asamblea.

La diputada Betty Yañíquez señaló que Evo Morales es presidente, pero del instrumento político, ya no de Bolivia. “Y tiene que entenderlo”, advirtió al asegurar que el MAS responde a un solo presidente, y ese es Luis Arce Catacora.

Por su parte, el senador Félix Ajpi coincidió con la diputada de su partido. “Primero, Evo Morales puede llegar a sugerir, pero no podemos aceptar que esa sea una instructiva. Ya no es presidente de este país, lo es Luis Arce, así que no puede darnos instrucciones”.

Por otra parte, como parte del Pacto de Unidad, Ajpi sentenció que si una multitud le dio la bienvenida “fue por un acto de solidaridad por los atropellos que ha sufrido”. Además, puntualizó que las organizaciones sociales “dimos fe del trabajo que hizo el TSE”.