Escucha esta nota aquí

Para este 6 de diciembre están convocadas las elecciones legislativas en Venezuela, que son desconocidas por la oposición, pero, al mismo tiempo, usted llama a una consulta popular para el 12 del mismo mes. ¿Cuál es el fin de este plebiscito?
En Venezuela se ha instalado una dictadura, lamentablemente, y el pueblo venezolano enfrenta una emergencia humanitaria compleja. Hay más de cinco millones de personas refugiadas en otros países, tenemos un 75% de contracción del Producto Interno Bruto y una hiperinflación que se extiende por 36 meses consecutivos. La mayoría en Venezuela exige una elección libre, justa y verificable para superar esta crisis. Lo que pretende (el presidente Nicolás) Maduro y su régimen, este 6 de diciembre, no reúne ninguna de las condiciones mínimas para ser llamada elección.

_¿Qué exige la oposición?
Existen cinco condiciones para llevar adelante una elección. La primera, el árbitro. Los miembros del Consejo Nacional Electoral no fueron designados por el Parlamento, como corresponde, sino que fueron convocados por el Tribunal Supremo de Justicia. El segundo, es el derecho a elegir y ser elegido. No es el régimen el que selecciona nuestros candidatos a través de persecuciones, encarcelamiento y expulsión, debe ser el pueblo. 

Tercero, exigimos elecciones presidenciales y parlamentarias. El cuarto, solicitamos la presencia de observadores internacionales y, quinto, que los partidos estén en manos de sus dirigentes. Por lo mencionado decidimos no participar en esa farsa electoral y convocamos una alternativa de manifestación de las mayorías para rechazar el fraude y exigir la elección libre y la atención de la emergencia humanitaria.

_¿Qué tienen previsto hacer para que se tomen en cuenta los resultados de la consulta?
La institucionalidad en Venezuela está secuestrada. Un reciente informe de la ONU apuntó directamente a Nicolás Maduro como una persona que incurrió en crímenes de lesa humanidad. Anteriormente, Michelle Bachelet (alta comisionada para los Derechos Humanos de la ONU) había señalado la existencia de delitos de lesa humanidad y la degradación del respeto por la dignidad humana en Venezuela.

En ese sentido, el fin de la consulta popular es ejercer nuestro derecho a la protesta, organizar a la mayoría para enfrentar este difícil momento que atraviesa Venezuela, que se ve agravada por la pandemia. El 52% de los hospitales en nuestro país no cuenta con agua potable. Maduro y su entorno niegan un proceso transparente porque perdieron cualquier apoyo popular y legitimidad.

_Aparentemente ambos procesos permitirán que se mantenga el statu quo en Venezuela y favorecen a Maduro.
Hoy el statu quo en Venezuela representa la muerte para el venezolano y un peligro para la región. Existe una emergencia sanitaria compleja, persecución y la migración. Nuestra pretensión es lograr una solución al conflicto, como lo hizo Bolivia recientemente. Exigimos un proceso que sea verificable. Que todas las partes puedan participar libremente en una elección, sin persecución ni atropellos.

_¿Qué toma como ejemplo de Bolivia?
Se hizo una elección libre, en la que todos tuvieron la oportunidad de participar, sin una figura o una persona que predomine. Por otro lado, la unidad de todos los factores para abordar situaciones complejas, de cara a una transición o de hacer una oposición que haga contrapeso al poder. En el caso de Venezuela, Maduro es el que impide que exista el factor de unidad. Antes de la transición en Bolivia, Evo Morales había tomado distancia de Maduro.

_Después de la consulta, ¿qué pasos dará la oposición venezolana para que se produzcan las elecciones libres y verificables?
La solución se acercará en la medida que podamos consolidar la organización ciudadana, que tengamos claras las banderas de lucha, fortalecer la presión internacional y establecer un mecanismo que garantice a todos los sectores la participación en las elecciones. Hay que demostrar que no buscamos revanchismos, sino que se haga justicia para las víctimas de violación de derechos humanos y saldar las deudas sociales. 

Un tercio de nuestros niños padecen de desnutrición crónica, el sueldo de una enfermera es de $us 2 al mes y el de un profesor, entre $us 3 y 4. Eso no es cómodo para ningún venezolano, cuando la canasta básica cuesta 187 veces ese monto.