Escucha esta nota aquí

El Gobierno de Luis Arce decidió trabajar en dos tareas inmediatas: la reactivación económica y la reducción de gastos en el aparato público. La primera medida, a una semana de asumir funciones, fue la implementación del bono contra el hambre y desde mañana se debatirán en la Asamblea Legislativa las normas del ámbito económico.

Además, este viernes se produjo la fusión de los ministerios de Hidrocarburos y Energía, que fueron separados en la gestión de Evo Morales. La decisión está en sintonía con el discurso de austeridad pronunciado durante el anuncio de la creación del Ministerio de Cultura, otra promesa de campaña de ahora jefe de Estado.

La promulgación de la ley que permitirá el pago del bono contra el hambre, ocurrida este jueves, será acompañada por una serie de medidas que contarán con la aprobación de la Asamblea Legislativa Plurinacional. A partir de hoy los legisladores someterán a debate dos proyectos de ley dirigidos a reactivar la economía.

Una de ellas contempla la reducción del Impuesto al Valor Agregado (IVA) para pagos con tarjetas de crédito del 13% al 8% y la devolución del IVA para las personas de bajos ingresos. Asimismo, se tiene estimado trabajar en otra normativa que establezca los parámetros del pago de otros bonos sociales.

El ministro de Economía, Marcelo Montenegro, aseguró que se trabaja en “medidas inmediatas” para “reconstruir” la economía nacional y uno de los primeros pasos consistió en la implementación del bono contra el hambre, medida que será financiada con créditos del Banco Mundial (BM) y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). La suma de estos préstamos asciende a $us 704 millones y beneficiará a cuatro millones de personas.

“No puede ser que de 0,56 (de crecimiento en el primer trimestre) haya caído en tan solo un trimestre, eso revela que no ha habido alguien a cargo en este ministerio (Economía). Debemos volver a darle la fuerza que tiene la gestión pública, la inversión estatal y la política de redistribución del ingreso”, detalló Montenegro como los principales retos para reactivar la economía.

Estas iniciativas serán enviadas de inmediato a la Asamblea Legislativa Plurinacional para que sean tratados en comisiones y luego en los plenos camarales. La senadora Eva Humérez, de filas del MAS, adelantó que estas normas tendrán prioridad para que sean debatidas y aprobadas de inmediato.

“Todo lo referente a la normativa de reactivación económica será la prioridad. Desde esta Asamblea tenemos la misión de aprobar normas que permitan reconstruir nuestra economía. Habrá un debate previo para llegar a consensos con la oposición, pero tampoco queremos que opongan por oponerse”, detalló Humérez.

Proyectos de ley

Montenegro explicó que estos dos proyectos de ley tienen el objetivo de reducir el IVA para pagos con tarjetas de crédito del 13% al 8% y la devolución del mismo impuesto para las personas de bajos ingresos. Además, todavía se debate el impuesto a la riqueza que, según el ministro, será aplicado a un máximo de 150 personas. “Si fuera (impuesto) a la riqueza, nos alcanzaría a todos, (pero en este caso) va a ser a las grandes fortunas, que deben ser como unas 150 personas en Bolivia, nada más”, declaró la autoridad.

El presidente de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), Rolando Kempff, consideró que es necesaria una inyección de entre $us 8.000 y 9.000 millones para reactivar la economía nacional en la siguiente gestión. El empresario afirmó que la caída del 12% en el Producto Interno Bruto (PIB) del país, registrada al primer semestre de 2020 según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), representa cerca de $us 4.800 millones, por lo que la inyección es necesaria para reflotar la economía boliviana.

“En el programa del presidente se establecía una inyección de por lo menos $us 7.000 u 8.000 millones y cuando nos visitó, planteaba este aspecto. Ahora, de dónde financiarse es un asunto que tiene que ver el gobierno, puede ser a través de préstamos del BID, Banco Mundial, CAF, FMI y también por la emisión de bonos que se pueden emitir en el contexto internacional”, detalló Kempff.

El presidente del Colegio de Economistas de Bolivia, Jorge Akamine, consideró que son tiempos diferentes y que no hay punto de comparación entre la época del gobierno de la Unidad Democrática y Popular (UDP) y lo que dejó el Gobierno de transición de Jeanine Áñez, tomando en cuenta que el principal factor de la desaceleración económica del país fue la crisis sanitaria provocada por el coronavirus.

“Ha sido una sumatoria, no podemos echar la culpa solamente al Gobierno anterior, que si bien tiene cierta responsabilidad, pero también hicieron su trabajo. Son otros tiempos y esta crisis que se registra tiene características diferentes, que ha sido marcada por la pandemia y que ocasionó que las actividades económicas se paralicen”, consideró Akamine.

Existen varias solicitudes de sectores para reunirse con el presidente Luis Arce con el fin de debatir medidas para reactivar la economía nacional. Los micro empresarios quieren evitar que el pago del aguinaldo se lo ejecute en diciembre de este año. Los mineros asalariados quieren proponer medidas para reactivar su sector. Y también los dirigentes del Comité Cívico Potosinista quieren conocer la política del litio que empleará el Gobierno.

Fusión de Ministerios

En la reunión de gabinete celebrada este viernes se aprobó el decreto 4393, mediante el cual se fusionan los ministerios de Hidrocarburos con el de Energía; el viceministerio de Deportes pasa al Ministerio de Salud y, finalmente, restituye el Ministerio de Culturas.

Con estos cambios, el consejo de ministros se mantiene con 17 autoridades, como ocurrió durante el gobierno transitorio, y está pendiente la posesión de la nueva ministra de Culturas, tal como anunció el presidente Luis Arce en su discurso del lunes cuando tomó juramento a su equipo de colaboradores.

Con la fusión entre los ministerios de Hidrocarburos y Energía, ahora esa cartera contará con cinco viceministerios en lugar de los tres que tenía hasta ahora. Se crean los viceministerios de Altas Tecnologías Energéticas, el de Electricidad y de Energías Alternativas.

Por su parte, Arce cumplió con su promesa de campaña de restituir el Ministerio de Culturas, que había sido eliminado, junto con el de Deportes, con el decreto 4257 firmado por Jeanine Áñez y que pasaron a depender del Ministerio de Educación.

Con la nueva recomposición, el viceministerio de Deportes que dependía de Educación pasó a la cartera de Salud.

Asignación de recursos

Respecto de los presupuestos para los cambios, el decreto señala que habrá traspaso de las entidades que ya tienen sus propios recursos. “Los fondos presupuestarios aprobados en el Presupuesto General del Estado - Gestión 2020 de los ministerios de Estado modificados en su estructura por el presente Decreto Supremo, deberán ser transferidos a los ministerios respectivos conforme las nuevas atribuciones asignadas en la presente norma, previa evaluación del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas”.

Asimismo, las obligaciones sociales y laborales del personal de los ministerios modificados en su estructura, serán asumidas por los despachos respectivos conforme a las nuevas atribuciones asignadas, en los casos que corresponda, señala el decreto.

Los procesos administrativos que se realizaban en los ministerios afectados, como la compra de bienes o contrato de servicios serán respetados por los nuevos responsables. Los ministerios deben adecuar todo este proceso en los siguientes 30 días.

El Ministerio de Economía podrá hacer modificaciones a los presupuestos de los ministerios, pero en ningún caso se incrementará recursos para los cambios.