Escucha esta nota aquí

Con Luis Fernando Camacho, EL DEBER inicia una ronda de entrevistas con los candidatos en las elecciones subnacionales. El candidato de Creemos habla de su plan de gobierno y su línea política que busca el respaldo ciudadano.

_Durante la campaña presidencial una de sus propuestas fue el federalismo, pero en esta pugna por la Gobernación se refiere poco al tema. ¿Por qué?
Porque somos responsables y no puedo decir que en tres años vamos a ser un Estado federal. En estos momentos planteamos la recuperación de la autonomía y esto abarca la consolidación de las competencias que establece la Constitución y las que señala el Estatuto Autonómico. 

Son 61 competencias que podemos asumir, entre ellas las de salud, educación, tierras y medio ambiente, que nos dan la posibilidad de administrar nuestros propios recursos y manejar nuestras competencias. No pretendemos avanzar hacia un federalismo sin la consolidación de la autonomía. Si bien no es por la que votamos y aprobamos en el referéndum de 2008, pero a pesar de las limitaciones hay posibilidad de transferencia de esas competencias. 

Es importante destacar que avanzar hacia el federalismo es el mandato del cabildo del 4 de octubre de 2019, y lo vamos a hacer, pero primero debemos sentar los cimientos del Estatuto. En esta lucha hubo presos, perseguidos y no la podemos dejar en el olvido.

_Salud y educación comparten competencias en tres niveles del Estado; ¿qué hará para avanzar en esos pilares?
En salud y educación solicitamos la descentralización total. Proponemos crear centros de salud de segundo nivel en todas las provincias del departamento, dotadas con equipos, instrumentos y profesionales que acompañen a la población. Serán construidos centros de diálisis en cada provincia para que la gente no peregrine a la ciudad. En educación contemplamos la construcción de institutos tecnológicos en las provincias en función a su vocación productiva. Además, con enseñanza de avanzada en robótica, informática y ciencias. Tenemos que desarrollar energía limpia, fabricar vehículos eléctricos y crear un parque industrial para generar tecnologías.

También trabajaremos en conseguir el nuevo pacto fiscal; esto no es un capricho, sino que está contemplado en la CPE. En 2003 debió existir un nuevo pacto fiscal que reportaría un ingreso anual de Bs 2.500 millones para el departamento, con lo que se pueden construir 500 kilómetros de carreteras al año, se pueden contratar 27.000 médicos, construir dos hospitales de tercer nivel; es decir, se puede hacer muchísimo de lo que buscamos consolidar como primer paso en la Gobernación.

_¿Muchos de esos proyectos dependen de autorizaciones del Gobierno nacional?
Es cierto, pero esa es una de las razones por las cuales soy candidato, por la afrenta a Santa Cruz. El anterior y el actual Gobierno son prácticamente lo mismo. En su momento, cuando (Álvaro) García Linera dijo que no se podía conceder los proyectos a Santa Cruz porque era empoderarla, describe exactamente la visión que tiene el centralismo y creo que lo peor es callarse. Hay que luchar de manera tranquila, pero con fundamentos. Debemos estar orgullosos de lo que producimos.

_Según las proyecciones de los organismos internacionales, el crecimiento económico mundial será bajo en los próximos años por causa de la pandemia, ¿qué hará para desarrollar sus propuestas y planes?
Recurriremos a la creatividad. Buscaremos alianzas público-privadas para impulsar los proyectos. Cuando hablo de esto no me refiero únicamente a los grandes empresarios, con los que ya hemos conversado. No solo estoy hablando de inversores extranjeros, sino de gente que tenemos acá. 

Hay empresas en Santa Cruz que compran basura de toda Bolivia; ellos disponen de una planta en la que dividen y clasifican los desechos. Generan unos 800 empleos directos, sin contar los indirectos que demanda una cadena de empleos. Hay empresarios decididos a invertir en este proyecto y la Gobernación debe ofrecer la seguridad jurídica.

Debemos aprovechar los recursos y los productos que se generan en Santa Cruz, porque los productores algunas veces deben bajar sus precios hasta lo mínimo por falta de mercados consolidados. Por ejemplo, para Porongo tenemos el proyecto de una planta para cerrar todo el ciclo productivo del achachairú. También tenemos planes con los productores en las provincias Cordillera y Florida. Donde crece el comercio y la industria se genera el progreso al pueblo y, en consecuencia, mejora la salud y la educación.

Queremos que la explotación minera en Mutún sea una realidad para que abra la posibilidad de invertir en Puerto Busch y lograr una salida al mar.

_Según las primeras encuestas, el próximo gobernador tendrá una Asamblea Departamental en contra. En caso de llegar a la Gobernación, ¿qué hará para que los opositores no bloqueen sus proyectos?
No creo que tengamos minoría en la Asamblea. Con el 45% de los votos que obtuvimos en las elecciones nacionales nos convertimos en la primera fuerza política de Santa Cruz y alcanzamos la mayor bancada parlamentaria en el departamento, todo eso después de 14 años del MAS. Eso demuestra que sí tenemos las posibilidades de contar con una Asamblea Departamental mayoritariamente de Creemos. Una de las razones por la que decidí postular a la Gobernación es porque considero que tenemos el escenario propicio de llevar adelante la lucha de este departamento.

Obviamente, si se produce una posición caprichosa de los asambleístas de oponerse a los buenos proyectos de la región, recurriremos a las normas que permitan aprobar las propuestas que beneficien a Santa Cruz. También denunciaremos públicamente a los que no están en favor del desarrollo departamental.

_¿Cree que superará la votación que obtuvo en las presidenciales?
Creo que superaremos esa votación. Lo digo por lo que veo en las calles, el apoyo es impresionante. Incluso, hay personas que se acercan para contarnos que en el anterior proceso votaron por Comunidad Ciudadana por miedo, pero ahora nos ofrecen pleno respaldo.

Santa Cruz nunca será masista, lo ha demostrado siempre y este departamento mantiene firme la bandera de la democracia, de la libertad, de la rebeldía y de la búsqueda de mejores días para el país.

_En caso de ganar la Gobernación, ¿cómo visualiza los 100 primeros días de gestión?
En esos primeros 100 días hay que generar obras pequeñas para impulsar un movimiento económico muy rápido, de pagos inmediatos porque esta pandemia ha dejado muchas personas sin empleos debido al cierre de cientos de empresas. Necesitamos crear unos 70.000 empleos inmediatos. De acuerdo con los cálculos, en el departamento hay unas 200.000 personas sin trabajo. Haremos las gestiones para traer las vacunas contra el Covid-19. Reconozco que será una lucha difícil, pero no imposible porque hemos logrado algunos hechos que parecían imposibles, pero se hicieron.

Hasta el momento se nota el silencio de nuestras autoridades por las vacunas y eso provoca decepción y causa desesperación en nuestro pueblo. Hay municipios como el de Santa Cruz de la Sierra que está en condiciones de comprar vacunas, pero el Gobierno no permite importar y condiciona a que se adquieran las rusas. Eso lo tenemos que cambiar.

_El mundo enfrenta cambios radicales desde el año pasado por causa de la pandemia, ¿qué planes tiene para Santa Cruz en la era Covid y en la poscovid?
Uno de los puntos fundamentales del plan de gobierno consiste en proyectar a Santa Cruz en el mundo de las tecnologías, en el avance en la formación de los jóvenes. Si lográramos la conexión a internet desde Brasil y aumentamos la capacidad de la fibra óptica podremos conseguir acceso gratis en los colegios fiscales, en los parques, en los centros de capacitación porque es la única forma de avanzar en la formación de nuestra gente, en mejorar las condiciones de trabajo, pero sobre todo avanzar en la visión de crecimiento del cruceño para acompañar los avances en el mundo.

Tenemos un proyecto de becas de estudios para jóvenes en excelentes universidades del exterior, lo que abrirá la posibilidad de traer un capital humano importante y que forme a nuevas generaciones.

_La semana pasada cuatro diputados de Creemos fueron expulsados acusados de negociar con el MAS. Sin embargo, los legisladores denuncian el ‘dedazo’. ¿Qué implica esto para Creemos y su candidatura?
Cuando tuvimos la primera reunión con los parlamentarios elegidos fuí clarísimo al decir que ellos no responden a Luis Fernando Camacho, sino a esa esperanza del pueblo de no traicionar los principios, de no traicionar los valores y responder a la esperanza de los ciudadanos. Si yo el día de mañana me vendo, tendrían que gritarme traidor en cada esquina. La desesperación por ocupar algunos espacios en el Legislativo generó que cuatro diputados, por intereses subnacionales, transaran con el MAS para ocupar los espacios que corresponden a la oposición. Nadie puede negociar con el MAS por un cargo.

Es importante dejar claro que en Creemos nadie es puesto a dedo. Estos diputados buscan justificar una traición que le hicieron a Santa Cruz al momento de negociar con el MAS por intereses personales. Se busca hacer ver que Creemos está con fisuras. Uno de los expulsados, Tito Caero, proviene del sector gremial. 

Recientemente recibimos una carta del sector en la que piden disculpas y le retiran el apoyo. En el caso de Runny Callaú, fue invitado por su entrega en la Chiquitania que lo hizo ver como un hombre que ama Santa Cruz. Omar Rueda fue invitado por su lucha durante los 21 días en el Plan Tres Mil. 

En el caso de Sandra Paz, ella no pertenece a Creemos; es esposa de Luciano Negrete, mano derecha de Jhonny Fernández y por ahí viene el interés. UCS formaba parte de nuestra alianza y obtuvo un espacio en la lista para una suplencia en el Senado; Jhonny Fernández designó a su hija. En el caso de la nómina de Diputados, la señora Paz estaba cuarta en la lista. Tenemos que marcar línea en función de la verdad y en su momento pedí disculpas al pueblo. Nuestros candidatos no fueron elegidos porque eran mis amigos o parientes, fueron invitados porque en determinado momento generaron esperanza al pueblo.

_Usted mencionó intereses subnacionales, ¿por qué?
Está claro que va una por otra. Intentan hacer ver que existe una fractura de Creemos en Santa Cruz a cambio de que te den carteras en el MAS. A los masistas le conviene mostrar una falsa división de Creemos y a cambio de eso, pagan con carteras. En las negociaciones el encargado es Luciano Negrete.

_La señora Gaby Peña, cuarta titular en la lista de Senadores, reclama un espacio por la vacancia dejada por Zvonko Matkovic, pero, según ella, se intenta habilitar a Érick Morón. ¿Qué ocurre con este caso?
No puedo ir en contra de lo que establecen las normas. Hemos consultado al Órgano Electoral sobre la renuncia de Zvonko y a quién corresponde el curul. No apoyo a nadie en particular, se tiene que cumplir lo que establezca el Tribunal Supremo Electoral.

_¿Estos casos provocan desgastes en Creemos?
No, para nada. Sin duda que cada uno quiere asumir su liderazgo, pero decide el Órgano Electoral. Ellos seguirán formando parte de Creemos, a menos que decidan una decisión personal. No es una cuestión de Luis Fernando Camacho.

_A su juicio, ¿hay renovación de liderazgos en Santa Cruz?
He visto una participación de nuevas figuras en una elección democrática. Creemos es la clara muestra de liderazgos que emergen al campo político después de participar en lo institucional o en las calles. 

La participación de representantes como Henry Montero, del sector salud que ha venido luchando y se dio la posibilidad de estar en política; así como Zvonko Matkovic que representa la dignidad, principios, valores y sufrimientos que ahora pasa al escenario político. Lo mismo ocurre con Khaline Moreno, una joven activista que participó de las protestas. Los espacios se han dado en función a la lucha, no por amistad o por la militancia partidaria.

_¿Qué diferencia hay entre el Camacho candidato a la Presidencia y el Camacho candidato a la Gobernación?
No desgastarme con los resultados de las encuestas porque vimos claramente que no reflejan la realidad que se presenta el día de la votación. En Santa Cruz nos daban un 24%, pero en la elección obtuvimos casi el 46%. También aprendí a no darle mucha importancia a las traiciones que se producen durante la carrera; aprendés a salir de ellas, aprendés a tomar decisiones más frías, con mucha más responsabilidad y se es más prudente.

_¿Qué mantiene del Camacho que lideró la lucha cívica?
Mantendré las posiciones claras y radicales en función a mis principios. Algunas veces me califican de soberbio por ser duro cuando digo o critico algo, pero si se trata de principios y valores no hay grises, o es blanco o negro. Mi objetivo de estar en política no cambiar en lograr los propósitos de Santa Cruz.

Perfil 

Formación
Nació en Santa Cruz el 15 de febrero de 1979. Es abogado de profesión. Curso una maestría en Derecho Tributario y Financiero en la Universidad de Barcelona, en España.

Carrera institucional
Presidió el Comité pro Santa Cruz entre febrero y noviembre de 2019. Entre octubre y noviembre del año pasado lideró la movilización en protesta contra el fraude electoral que provocó la renuncia de Evo Morales a la Presidencia.

Política
Fue candidato presidencial por Creemos. Obtuvo el tercer lugar, con el 14% de los votos.


Comentarios