Escucha esta nota aquí


Lidia Patty, la exdiputada y principal acusadora de la expresidenta Jeanine Áñez dejó sus documentos para postularse a la Defensoría del Pueblo. Lo hizo, pese a admitir que es militante del MAS y que fue asambleísta en la anterior legislatura, lo que la inhabilita y ella lo sabe. Pese a eso, acudió a la comisión mixta de Constitución con barra y una banda autóctona.

Hoy concluye la fase de registro de candidatos. Ayer, a las 18:30, se cerró la jornada con 65 postulantes inscritos, sin filas ni aglomeraciones. Del total, 48 son varones y 17 son mujeres.

Patty, quien es la primera acusadora en el juicio contra la expresidenta Áñez por un supuesto “golpe de Estado” en 2019, entregó sus documentos, y es la aspirante 44 al cargo. Llegó acompañada por, al menos, unas 30 personas que coreaban su nombre como si se tratara del lanzamiento de una candidata a un cargo electivo. Un grupo de jóvenes con coloridos ponchos y sombreros conformaban la banda que seguía su paso con música autóctona de la zona del Altiplano.

“Cumplimos con todo. Yo soy del instrumento político por la soberanía de los pueblos (con lo que admitió militancia), antes Bolivia era trasero de otros países, pero ahora es ejemplo, el proceso de cambio ha transformado Bolivia, hay que descolonizar”, remarcó.

Complementó antes de retirarse que “aunque no sea electa como defensora, igualito seguiré trabajando con el pueblo boliviano”

Mientras, al final de la tarde, se presentó el dirigente del Comité Nacional de Defensa de la Democracia (Conade) Manuel Morales, como lo había anunciado hace algunas semanas. El activista, que es uno de los íconos de la lucha de los “pititas paceños” en 2019, fue el último en presentarse ayer y tiene consignado el número 65.

En la jornada se presentó también el abogado Porfirio Macado, director jurídico del Consejo de la Magistratura, miembro del Tribunal de Honor del Colegio de Abogados y jefe nacional de asuntos jurídicos de Senasag. “Tengo capacidad extensa en la defensa de los DDHH, mi idoneidad y ética son intachables. No tengo militancia política”. La comisión evaluará si su condición de funcionario público impedirá o no que postule al cargo.

La oposición hizo notar la postulación de Ceferina Rina Zeballos Nina, la trigésimo tercera postulante y de Rafael Quinteros Montaño, a quienes acusan de ser militantes del partido oficialista. Ambos señalaron que presentaron sus papeles en los que avalan que no están inscritos en el MAS.

Después de Lidia Patty, ingresó el profesor no vidente Raúl Alejo Quispe, postulante 45, de la provincia Los Andes, de La Paz. Firmó los documentos con la ayuda de un acompañante.
Posteriormente, informó a los medios que es del Ayllu Kalapunku. “Tengo 59 años, soy docente del magisterio e hice mi rehabilitación. Fui jiliri apu mallku de mi región durante dos gestiones y soy dirigente desde que tenía 17 años”, manifestó.

María Galindo, que había anunciado que se postularía para presentar una sorpresa y “volar los techos de la Asamblea y de la Casa Grande”, no apareció. Hoy es su última oportunidad de hacerlo. La comisión cerrará tras atender al último aspirante al cargo.


Comentarios