Escucha esta nota aquí

El retorno a Bolivia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) generó una serie de críticas. Diferentes sectores piden al organismo que incluya en su investigación los hechos que sucedieron el año pasado en Montero y otras regiones y no solo enfocarse en lo que sucedió en Senkata (El Alto) y Sacaba (Cochabamba). Además exigen que haya imparcialidad. La Cámara de Diputados anunció que continuará con la indagación de estos acontecimientos que sucedieron luego de las elecciones fallidas de octubre del año pasado.

“Hay familias que perdieron a sus seres queridos y buscan justicia y cierto nivel de resarcimiento económico o laboral, esta investigación debe coadyuvar para lograr que consigan lo que requieren, con base en un trabajo imparcial que estos expertos internacionales realicen”, solicitó el presidente de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB), monseñor Ricardo Centellas.

El ministro de Justicia, Iván Lima, anunció que una comitiva de la CIDH llegará al país para continuar con la investigación de los hechos del año pasado en Senkata y Sacaba. La autoridad no mencionó si esta delegación indagará otros acontecimientos, como los que sucedieron en Montero u otros en la ciudad de La Paz.

Posición del comité cívico Ayer, el presidente del Comité Cívico pro Santa Cruz, Rómulo Calvo, pidió a la delegación de la CIDH visitar el departamento cruceño para investigar lo sucedido en Montero, pero además exigió al organismo indagar la quema de la casa del activista Waldo Albarracín y de los buses Puma Katari en la sede de Gobierno.

“Ya que esta comisión se va a encontrar en Bolivia, hay muchas cosas que se tienen que investigar, no solamente las que quieren favorecer a la política nacional o al gobierno, nosotros los cruceños somos parte de Bolivia y creemos que hay cosas que tienen que investigarse y que han pasado en nuestra región, por lo tanto, también le pedimos a la comisión que aprovechen su visita y pase por Santa Cruz”, afirmó Calvo.

El Movimiento Al Socialismo (MAS) se enfocó en lo sucedido el año pasado luego de las elecciones en Senkata y Sacaba y olvidó lo que pasó en otras regiones, como en Montero, en Santa Cruz; Huayculi, en Cochabamba; Vila Vila y Challapata, en Oruro; y otros episodios que sucedieron en diferentes barrios de La Paz cuando se quemaron casas de activistas y bienes públicos.

“No tiene sentido que la CIDH retorne y solamente se dedique a tocar los temas que el Gobierno le está diciendo. Están los temas de Senkata y Sacaba, pero también está Vila Vila o Playa Verde donde han herido a cinco mineros y según testimonios en las emboscadas se ha utilizado a niños”, reclamó Rolando Villena, exdefensor del pueblo.

En la ciudad de Montero, en medio de las protestas por el fraude electoral, dos personas fallecieron a causa de impactos de bala. Se involucró a militantes del MAS con estas muertes.

Al respecto, el exdiputado Amílcar Barral, miembro de la comisión que investigó los hechos del año pasado, anunció que entregará a la CIDH un “informe por minoría” de esta instancia en la que se estudia “más de una docena” de sucesos y no solo lo ocurrido en Senkata y Sacaba.