Escucha esta nota aquí

El comandante de la Policía de Santa Cruz, Erick Olguín, consideró que no hay irregularidad o delito alguno en la exposición de vehículos sin placas en ferias como la que se realiza en Yapacaní.

“Una cosa es que estén circulando en vía pública. Si está circulando sin placa está infringiendo una norma, pero si está detenido no está infringiendo la norma”, afirmó el jefe policial ante las consultas de los periodistas sobre la existencia de autos robados y ‘chutos’ en el comercio informal.

De hecho, el uniformado deslindó responsabilidad en el control de motorizados indocumentados y robados, después del destape del canal televisivo Meganoticias de Chile y de la operación rescate de la ONG del Grupo Búsqueda que llegó a Santa Cruz y evidenció la existencia de motorizados robados en Calama.

La difusión del reportaje sustentado en una investigación de la ONG, derivó en la detención del coronel Raúl Cabezas Pantoja, excomandante de la Policía fronteriza de Uyuni que fue enviado a la cárcel de Palmasola por orden de la justicia y el relevo de su cargo de subdirector de Diprove del coronel Rolando Téllez, que ya fue citado por la Fiscalía para que declare en calidad de testigo.

Cuando los periodistas le consultaron al coronel Olguín, por qué la Policía no interviene las ferias de motorizados, muchos de ellos expuestos sin placa, que se realizan en la plaza de Yapacaní, frente a las instalaciones policiales, insistió: “Esos motorizados están parados no están circulando”.

Los periodistas también insistieron y le pidieron al oficial que explique la diferencia que hace la Policía cuando ejecuta controles rigurosos en la capital cruceña. Esos vehículos, los de Yapacaní, están parados, “para la venta”, dijo.

Respecto a los motorizados denominados ‘chutos’ por no tener documentos ni póliza de importación, Olguín señaló que no es atribución de la Policía la fiscalización de esas irregularidades.

El comandante se refirió a esas denuncias tras la presentación de los casos esclarecidos por el nuevo personal de Diprove, que recuperó motorizados robados que los entregó las víctimas.

Tras las denuncias de la ONG Chiena, el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, anunció la remoción del “100% de los efectivos” de Diprove Santa Cruz en el marco de una intervención a esa unidad. El miércoles asumió la responsabilidad de la institución en el coronel Carlos Alcázar y se cambió a 22 de los 130 efectivos.

El director investigador del Grupo Búsqueda de Vehículos robados, Hugo Bustos, aseguró que tras sus pesquisas realizadas se ha logrado detectar al menos 400 vehículos robados en Chile que aparecen en Bolivia en manos de personas y que son negociados al aire libre como en las ferias de Yapacaní, además de otros lugares como “México Chico”, un poblado del Trópico de Cochabamba donde no entra la Policía.

“Nos tiene que llamar la atención cómo un país permite que ingrese a Bolivia vehículos, no solo robados sino indocumentados”, cuestionó el jefe policial.
Pero, la investigación de Bustos implicó al coronel Téllez, quien hasta esta semana fue subdirector de Diprove. El oficial señalado informó sobre la “operación rescate” que ejecutó la ONG junto con los periodistas a sus superiores hace 40 días, pero el escándalo y la reacción del ministro del Castillo se produjo hace cuatro días.
Ayer, el comandante Olguín confirmó la existencia de ese informe, emitido el 26 de marzo. Eso sí, manifestó que el reporte “estaba incompleto” y que por eso no hubo una reacción de la Policía. El comandante cruceño dijo que el informe solo hace referencia a una relación “de una simple comunicación telefónica” del equipo de los chilenos sostuvo con Téllez. Aseguró que el escrito “de ninguna manera hace referencia al robo de los motorizados, las circunstancias y otros detalles”. Por eso, según reveló, ese informe fue remitido a la Dirección de investigaciones internas de la Policía.
Téllez está siendo sometido a un proceso interno en la Dirección de Investigaciones Policiales de la Policía, la DIDIPI, por considerarse que cometió “una falta grave”. También fue citado a declarar como testigo por la Fiscalía en la investigación por el robo de motorizados desde Chile.
Por eso el director nacional de Diprove, Héctor Pereira, afirmó que no tuvo conocimiento de la operación de la ONG ni el reporte de Téllez. “La forma legal es la coordinación que debe existir entre las dos instituciones policiales que tenían a cargo la investigación de robo de vehículos, estos señores no han comunicado a la autoridad competente”, dijo Pereira en el programa No Mentirás.
Mientras tanto la Policía hace rastrillajes en procura de capturar a Freddy Huallpa Cahuana, que aparece en las imágenes del reportaje ofreciendo una ofreciendo a la venta en Yapacaní una camioneta de color roja. El sujeto es un ex policía dado de baja y que según muestra el reportaje, asegura o finge hablar por teléfono con un jefe policial que sería el coronel Rolando Téllez.

Comentarios