Escucha esta nota aquí

El efecto de la bajada de Jeanine Áñez de la carrera electoral ya ha sido medido y según la encuesta de CiesMori, difundida anoche por Unitel y Bolivisión, el más beneficiado fue Carlos Mesa. El candidato de Comunidad Ciudadana descontó tres puntos a Luis Arce Catacora, en relación a la primera encuesta, cuando aún era candidata la presidenta Áñez. En un muestreo donde los votos se van concentrando más en las tres primeras fuerzas (El MAS, CC y Creemos crecieron en la intención de voto), Arce lidera la muestra con el 30,6%, seguido de Mesa, con el 24,7%, y Luis Fernando Camacho, con el 12,7%. El resto de los candidatos tiene menos del 5% de intención de votos.

Las tres primeras fuerzas subieron en su intención de voto, pero el que menos se estiró fue el Movimiento al Socialismo. Arce aumentó un 4,4% respecto a la primera semana de septiembre, Mesa creció un 7,6%, mientras que Camacho casi duplicó su intención de votos con un 5,8% más que hace cuatro semanas.

Este crecimiento se ve de manera más clara cuando se proyecta la intención de votos a votos válidos, que es como se presentan los resultados electorales. En la primera semana se septiembre, Arce le sacaba 13 puntos a Mesa y estaba a tres puntos de ganar la elección en primera vuelta. Ahora, esa ventaja se ha reducido a 8,7 puntos (41,2% para el MAS y 32,5% para Comunidad Ciudadana), por lo que el MAS sigue a tres puntos de ganar en primera vuelta, pero con el contrincante cinco cuatro puntos más cerca. En la proyección de votos válidos hay otra buena noticia para Mesa: su distancia con Camacho es cada vez mayor y le saca 14 puntos de ventaja (Camacho llega a 17,7%).

Todo esto se traduce en un mapa político en el que el MAS gana en La Paz, Oruro, Potosí, Cochabamba y Pando; Camacho se queda con Santa Cruz y Mesa suma dos departamentos con respecto a la anterior elección. Hereda Beni de manos de Jeanine Áñez y crece como la espuma en Tarija, manteniendo su favoritismo en Chuquisaca.

Pese a la aparente ventaja del MAS al liderar en cinco departamentos, frente a tres de Comunidad Ciudadana, el partido azul ya no tendría control del Senado, pese a liderarlo con 16 bancas, entre Comunidad Ciudadana (15) y Creemos (5) aspiran a tener 20 representantes.

Eso sí, el porcentaje de personas que no han decidido su voto, piensa sufragar nulo o blanco o prefiere no revelar su intención de voto, llega al 27,5% y es la segunda más alta solo por detrás de Arce Catacora. Eso quiere decir que es una elección que aún está abierta, aunque de momento se perfila una inédita segunda vuelta entre Luis Arce y Carlos Mesa.

Por regiones

La bajada de Áñez benefició a Mesa, pero su crecimiento no se explica en Santa Cruz que es donde necesita votos para forzar la segunda vuelta. Mesa ha mejorado sensiblemente su intención de voto en los bolsones donde el MAS es más fuerte, eso en la zona occidental del país. Si bien Arce creció (del 35,33% al 41,1%) en La Paz y mantiene su primer lugar, mesa también subió, pero con el doble de porcentaje. Se fue del 17,6% al 27,9%. Allí Camacho sigue sin poder entrar y se mantiene con menos del 1% de intención de voto, por debajo de Chi Hyun Chung y Tuto Quiroga.

En Oruro esta tendencia se acentúa. Arce apena sube un punto, mientras Mesa aumenta casi 8%. Pese a ello, el MAS sigue siendo una fuerza mayoritaria, con el 40,2% frente a un 26,5% para Comunidad Ciudadana. Allí Camacho es cuarto con el 1,9%, detrás de Chi, que tiene el 2,8% de intención de voto.

Este estancamiento de Arce se repite en Potosí. Allí incluso ha decrecido casi un punto en su intención de voto, y Mesa creció casi cuatro puntos. En este departamento Luis Fernando Camacho es quinto con el 1,8% de intención de votos, detrás de Chi e incluso de Feliciano Mamani. Eso indica el poco arrastre que sumó Marco Antonio Pumari a la campaña de Camacho. Eso sí, Potosí es el departamento con mayor porcentaje de voto indefinido de este muestreo y es una de las plazas más controversiales de las elecciones de 2020. El campo suele votar por el MAS, pero la ciudad capital se ha convertido en uno de los bastiones antimasista. Será una incógnita hasta la noche misma de la votación.

Cochabamba es otro departamento que da buenas noticias a Comunidad Ciudadana. Si bien Arce allí creció del 35,5% al 39,3%, el expresidente se elevó del 21,5% al 30,2%, con el resto de los postulantes por debajo del 5%. Los resultados de la encuesta en estos cuatro departamentos son alentadores para Mesa, ya que parte del voto antimasista en Santa Cruz le exigía al postulante de Comunidad Ciudadana que consiga una mejor votación en el occidente del país antes de venir a pedir el voto útil a los cruceños.

Y es que el subidón de Mesa no se explica en Santa Cruz, donde Camacho tiende a consolidarse como fuerza dominante y Arce como segundo, pero con dato no menor: hay un 30% del voto aún en juego (ver detalles en la pág. A3). Si en Santa Cruz Camacho se quedó con toda la herencia de Jeanine, en Beni esta pasó directamente a Mesa. Allí lidera la intención de voto Comunidad Ciudadana, con un 30,1% de intención de voto, seguido por Arce con un 19,1% y muy cerca de él está Luis Fernando Camacho, con un 16,1%.

Otro departamento que se comportó de forma similar fue Tarija, que se volcó hacia Mesa tras la bajada de Áñez. El historiador duplicó su intención de voto y fue del 16,5% al 33,9%, mientras que Arce no solo perdió el primer lugar, sino que además bajó del 23,5%, al 19,7%. Camacho allí pelea un senador con un 11,8%.

En Pando, Luis Arce Catacora consolida la plaza amazónica con un 35,2% y un crecimiento de 14 puntos, los mismos que tienen actualmente Camacho y Mesa. Allí no ha notado aún la mano de Leopoldo Fernández, que apoya a Camacho.

Finalmente, en Chuquisaca, Mesa se consolita y hasta cruce dos puntos respecto a la primera medición. Tiene un 34,4% de intención de voto, pero tiene a Arce más cerca. El masista concentra el 24,5% de respaldo, pero creció un 5% respecto a hace un mes. Camacho también pegó un estirón y con un 9% está a las puertas de pelear un senador.

Fidelidades

Según la misma encuesta, el único que tiene una votación fidelizada es Luis Arce Catacora. Un 83% de sus votantes no cambiarían su elección a favor de otro candidato. Algo similar sucede con Camacho, que mantiene dos tercios de sus votos. El voto menos militante es el que hoy por hoy se inclina por Mesa, que tiene una fidelización de 59,5%. Sin embargo, la ventana del voto útil comienza a cerrarse: tres de cada cuatro votante antimasista ya decidió por quién votar, por lo que es probable que la estrategia de este bloque varíe de intentar que el otro candidato decline de participar en las elecciones, por una estrategia que busque convencer a los indecisos.

Eso sí, todos los escenarios de segunda vuelta favorecen a Mesa. El expresidente ganaría a Arce con un 44,1% de los votos frente a un 36,9% del masista, y le sacaría además casi 30 puntos a Camacho en un escenario de segunda vuelta.

Visiones

Los que festejan estos resultados como si de una victoria propia se tratara son los ex integrantes de la alianza juntos. A través del Twitter, Samuel Doria Medina, excandidato a la Vicepresidencia, y Vladimir Peña, vocero de Demócratas, coincidieron en que la bajada de Áñez había ayudado a concentrar el voto masista en una opción.

“La renuncia de la alianza Juntos a su candidatura permitió que los votos de los bolivianos que no quieren al MAS empiecen a concentrarse y hoy los dato imponen segunda vuelta”, escribió Samuel.

“La decisión asumida por la presidenta Jeanine Áñez ayuda a clarificar el escenario. La dispersión es la única estrategia del masismo para volver al poder. Es hora de actuar con responsabilidad para garantizar la democracia”, escribió Peña, con un final que parece tener como destinatario a Camacho, pese a que en Creemos son ateos ante las encuestas.

Desde las dos tiendas políticas que lideran la intención de voto esto se ve con diferentes ópticas. Sebastián Michel, vocero del MAS, cree que se trata de una elección que sigue estando muy abierta. Suma el 13% de indecisos, al 8% de voto oculto y con blancos y nulos más llega al 27,5% de votación aún en disputa. Dice que lo importante es que el voto Áñez ya se distribuyó, que en el occidente benefició a Mesa y en el Oriente a Camacho, de quien dice que es el que más le preocupa y califica como un liderazgo racista.

Ricardo Paz, estratega de Comunidad Ciudadana, dice que la encuesta muestra una tendencia clara hacia la polarización, tal y como sucedió el año pasado. Cree que la alternativa que tiene el pueblo de Bolivia es retornar al pasado de la corrupción o la apertura de un nuevo momento de la vida del país con Comunidad Ciudadana y Carlos Mesa. “Esas son las dos únicas opciones de llegar a la presidencia”, concluye.