Escucha esta nota aquí


Pasó las fiestas de fin de año en Brasil y desarrollaba sus actividades de manera normal. Antonio Parada, el exdirector de Recursos Humanos de la Alcaldía de Santa Cruz, llegó a las 9:40 de ayer a las dependencias de la Delegación de la Policía Federal de Corumbá para averiguar el estado de su pedido de refugio. Pasaron 30 días de iniciado el trámite y era el plazo de esa diligencia. 

Parada creyó que tendría la misma suerte del mes pasado y fue a recoger su trámite de migración para residir en Brasil. De hecho, cuando hizo su solicitud, el 15 de diciembre, trascendió que había sido capturado por las autoridades brasileñas. El ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, negó entonces esa detención.

El representante del Ministerio Público de la provincia cruceña de Germán Bush, que colinda con el estado brasileño de Mato Grosso del Sur, reportó a Sucre detalles de la captura.
“Según este informe, a las 9:40 del 25 de enero de 2022, en inmediaciones en la Delegación Federal de Corumbá, se realizó la notificación y aprehensión del señor Antonio Parada Vaca, por parte de los miembros de la Policial Federal. Parada fue a verificar el trámite de asilo, el mismo que contaba con sello rojo migratorio”, informó la jefa de la Unidad de Asuntos Internacionales de la Fiscalía General del Estado, Grisel Arancibia, en una rueda de prensa celebrada ayer en Sucre. 

Antonio Parada, junto a su hermano Guillermo, pidieron asilo político en Brasil argumentando ser “perseguidos políticos” en Bolivia. Según el Diario Corumbaense, los dos involucrados en el caso ítems fantasmas pretendían quedarse en Campo Grande, que es una ciudad próxima a la frontera.

El 30 de diciembre, Interpol activó el sello rojo en contra de los hermanos Parada, principales investigados de la red que creó al menos 800 “ítems fantasmas” en la Alcaldía de Santa Cruz de la Sierra. Desde esa fecha se intensificaron los trabajos de búsqueda de los sindicados y fue así como Guillermo cayó en Panamá, el 30 de diciembre de 2021.

Pero los servicios de inteligencia de Brasil sabían que Antonio Parada seguía en Corumbá, pero no habían logrado detenerlo hasta ahora, cuando se aproximó a la oficina de la Policía Federal a solicitar su registro migratorio, en función de la solicitud de refugio. 

Los agentes de la Policía Federal ya contaban con el pedido de detención firmada por el ministro Alexandre de Moraes del Tribunal Federal Supremo de Brasil, la cabeza del poder judicial de Brasil. 

El informe de la Policía Federal al que tuvo acceso EL DEBER detalla que la aprehensión se dio “gracias al intercambio de información entre los policías federales de Corumbá, la Oficina de la PF (Policía Federal) en Bolivia, la oficina central de Interpol en Brasilia y el Centro de Cooperación Internacional ubicado en la Policía Federal en Río de Janeiro”.

El informe detalla que existía un pedido de refugio planteado por Antonio y Guillermo Parada, quien optó por cambiar Brasil por Estados Unidos. Fue capturado en Panamá, donde había hecho una escala. Las autoridades de ese país ordenaron su reclusión por 60 días, tiempo en el que se debe enviar el pedido de extradición.

Comentarios