Escucha esta nota aquí

Cuando las manecillas del reloj dieron las 12:00, la Nochebuena también trajo una cuenta regresiva de 72 horas para inscribir las candidaturas para las elecciones subnacionales del 7 de marzo de 2021. La cena de medianoche encontró a los candidatos, agrupaciones, partidos y alianzas políticas con más dudas que regalos debajo del árbol, mientras que los analistas políticos creen que debieron aprovechar la misa navideña para confesarse y, el feriado, para meditar sobre el reto que se les viene.

En los hechos, el bloque antimasistas se debate entre alianzas en pausa, dudas sobre candidaturas y posibilidades de presentar a postulantes ‘disruptivos’, mientras que el Movimiento Al Socialismo encuentra paz en el nivel municipal mientras que se prepara para la última batalla por la candidatura a la Gobernación de Santa Cruz, aunque las dudas también recorren El Alto, La Paz, Potosí y Tarija.

Los bloques

Luego de declararse el lunes candidato de la unidad, Luis Fernando Camacho y Creemos suspendió el martes las sucesivas conferencias de prensa en la que presentaría sus acuerdos -según lo anunciado- con Demócratas y Santa Cruz Para Todos. Mientras el silencio prudente es la tónica en la tienda política de la alcaldesa interina Angélica Sosa, la incomodidad es el signo en el partido de Rubén Costas. En Demócratas hay gente molesta por lo que sucedió el martes y cuestionan sin no fue apresurarse presentar candidaturas y desistimientos a postular a la Gobernación antes de sellar los pactos. Ahora sienten que se quedaron sin cartas en las manos y sin mucho por ganar.

En el MAS, tanto Carlos Romero como Mario Cronenbold preparan actos para el sábado 26, con los que esperan convencer a militancias y dirigentes de que son la mejor opción. Romero ha ganado algunas alianzas en los últimos días, pero según el presidente de la Dirección Urbana del MAS, Cronenbold ha sumado apoyos urbanos a los pactos que ya había amarrado con el Bloque Oriente. Lo que resta saber es si eso es suficiente para convencer a Evo Morales, presidente de su partido.

A eso se suman las movidas de última hora. Tras no poder registrar la alianza Ganamos, a Germaín Caballero se ha desordenado la casa. La alianza segura con Gary Áñez parece haber naufragado. Mientras el periodista toca las puertas de Comunidad Ciudadana, Unidos vuelve a mirar a Rosario Schamisseddine como potencial candidata a la Alcaldía, mientras la alianza naranja comandada por Carlos Mesa mira también otras opciones. A ellos se suman posibles candidatos disruptivos que analizan, a última hora, sus posibilidades reales.

Visiones

Antes de llegar al Tribunal Electoral Departamental para registrar candidaturas, Daniel Valverde cree que los candidatos y partidos deben pasar por el confesionario, para hacer mea culpa. Así lo plantea Daniel Valverde, director del Observatorio Político Nacional de la Uagrm. Cree que los partidos y organizaciones políticas deben asumir la nueva realidad y definir programas reales de gobierno, “porque con los que están entrando no llegan ni a mitad de camino”, critica. Para él, los candidatos no han entendido los cambios políticos y sociales de 2020 y siguen con visiones nostálgicas de carretones cuando la ciudad y el departamento ya vuelan, tienen una agenda política de cabildo de 2004 o una visión reduccionista a movimientos sociales sin modernidad ni competitividad.

“Tienen que aprovechar el feriado para contratar sociólogos, antropólogos e historiadores que les ayuden a entender la nueva realidad. Es el futuro de Santa Cruz lo que está en juego, no la elección de una fraternidad o una logia. Pero también hay quien debe aprovechar la Navidad para exorcizar sus sectarismos y prejuicios y llevar a la práctica la propuesta de Choquehuanca·”, dijo Valverde.

Por su parte, José Orlando Peralta, politólogo y profesor universitario, ve una Navidad con una ciudadanía desesperada por la crisis económica, el rebrote del coronavirus y el desempleo y a políticos que están en un concurso de popularidad, de quién es más conocido, pero sin presentar una proyección para la ciudad y el departamento. “La gente necesita saber que el político hará algo por ellos”, dice.

“Todos dicen que aman Santa Cruz con discursos abstractos, con ideas huecas, pero nadie dice nada disruptivo. Esto es un concurso de popularidad sin un nuevo sentido común para el departamento y la ciudad, sin proyección a nivel nacional y sin transparencia. Lo que veo son nombres y posiciones en medio de un circo mediático”, critica Peralta. Cuando el fin de semana navideño acabe, será el lunes de inscripción de candidaturas. A partir de ahí, todo será campaña, con un Carnaval de por medio y sin tiempos para lamentaciones.


Comentarios