Escucha esta nota aquí

Investigó y denunció la extracción de óxidos en la cumbre del Cerro Rico de Potosí, que estarían destinados a convertirse en lingotes de plata. Ante esta situación, Juan José Toro, periodista y director de Contenidos del periódico El Potosí, fue amenazado de muerte y agredido a patadas y puñetes ayer por un grupo de mineros y como consecuencia de la agresión tiene cinco días de impedimento.

Toro llegó hasta el Cerro Rico para hacer una cobertura periodística sobre una inspección en el lugar, pero un grupo de mineros cooperativistas lo agredió ante la vista de autoridades y dirigentes del sector (estaban presentes los presidentes de cuatro cooperativas mineras y el gerente de la Corporación Minera de Bolivia - Comibol), quienes no hicieron nada para socorrerlo.

El periodista sentó la denuncia en el Ministerio Público, identificando a los agresores con nombre y apellido. Y hasta la fecha ningún dirigente del sector minero se puso en contacto con él para dilucidar este hecho. El médico forense dio cuenta de los golpes que Toro recibió.

La denuncia ante la justicia es por lesiones, amenazas e intento de asesinato. Mientras, la parte constitucional aborda el atentado contra la libertad de trabajo y la libertad de prensa, pues la agresión ocurrió mientras recogía información en su condición de periodista. En este sentido, la Federación de Trabajadores de la Prensa de Potosí también sentó otra denuncia.

"Eso fue acto desesperado de la 'mafia minera' que opera en el Cerro Rico, que quiere evitar la visita a la cúspide donde se evidencia que el cerro se está hundiendo. La mafia está integrada por dirigentes que tienen trato privilegiado por parte de la Comibol", manifestaron desde el círculo cercano a Toro.

Además, señalan que gracias a ese trato cargan  óxidos que son vendidos a comercializadoras de minerales y a otros 60 ingenios. Según datos conocidos, se obtienen hasta 1.500 toneladas de óxido, que se convierten posteriormente en lingotes de plata

Los daños causados a la estructura morfológica del Cerro Rico de Potosí fueron expuestos en las últimas semanas en diversas publicaciones de El Potosí, tras una investigación de más de cuatro años, donde se descubrió que grupos mineros realizan estas labores clandestinas. Esto habría causado la ira de los agresores que cargaron contra el periodista Toro.