Escucha esta nota aquí

Un grupo de investigadores y científicos afirma que la radiación ultravioleta que recibe el Salar de Uyuni contiene elementos esenciales para neutralizar el Covid-19 en las personas, lo que podría representar un uso efectivo tanto en la etapa de prevención como de detección temprana del virus.

Así lo expresa el biólogo, escritor e investigador Milton Lérida, presidente del Comité de Salud, conformado por un grupo de científicos, médicos e investigadores de diferentes universidades del país, como Daniel Callpa, Filtzon Quiñónez, Adelio López y Teodoro Choquerive, quienes han desarrollado un proyecto y una propuesta presentada al Gobierno, que pretenden que se constituya en un aporte en la búsqueda de soluciones ante el desastre sanitario que vive el país.

Los miembros del comité han desarrollado un trabajo en el lugar, donde han permanecido 10 días, en los cuales han experimentado con las diversas temperaturas y niveles de humedad del majestuoso salar, situado en Potosí, a más de 4.000 metros sobre el nivel del mar. 

La idea incluye instalar carpas en la superficie del mar salado para realizar el tratamiento a los pacientes.

“Cada día y cada hora, desde las 8:00 hasta las 6:00, medíamos el contenido de la humedad en la atmósfera, por medio de un higrómetro. Asimismo, medimos la intensidad de la radiación solar, considerando la temperatura y el tiempo. Hemos comprobado que en horas de la madrugada se llega a un nivel de humedad del 70%, muy beneficioso para preparar el organismo para recibir los rayos solares”, explica Lérida.

El investigador recuerda que los rayos ultravioleta proveen de la mayor cantidad de vitamina D que precisa el organismo del ser humano para nutrir sus defensas, como una manera efectiva de combatir el contagio de Covid-19.

“Las radiaciones ultravioletas pueden inactivar al virus y, considerando que el salar recibe la mayor radiación solar del planeta, estamos hablando de un gran aliado en esta lucha para los médicos. Sabemos que es importante actuar en la primera etapa, cuando todos los síntomas no se han manifestado. Es un método de salud preventiva que permite resultados inmediatos”, asegura.

Lérida se encuentra a la expectativa de una respuesta del Ministerio de Salud, al que el Comité le ha enviado la propuesta. Mientras tanto, a solicitud de los miembros, una comisión de médicos y científicos de la Universidad Mayor de San Simón, entre los que se encuentra José Farfán, especialista en cardiología y exdirector del Instituto Nacional del Tórax de La Paz, está evaluando el proyecto para reforzar la propuesta ante las autoridades nacionales.