Escucha esta nota aquí

Un partido (Oriente Petrolero-Real Potosí) que se desarrolló con relativa normalidad hasta el minuto 92 tuvo un cierre violento. Una fuerte falta del defensor Robin Ramos sobre el volante colombiano Elkin Blanco ocasionó una reacción iracunda del jugador de Oriente contra el zaguero de Real Potosí al que lanzó al piso de un empellón y después se registró la patada alevosa de Jordi Candia a un adversario en medio del tumulto.

El bochornoso episodio terminó con la expulsión de Candia y Joel Fernánez, del equipo visitante, y del albiverde Gualberto Mojica, que había ingresado en la recta final del encuentro.

Inexplicablemente, el árbitro Guido Quenta no expulsó a Blanco y a Ramos, quienes iniciaron la trifulca. Aproximadamente ocho minutos duró este  desenlace que pudo pasar a mayores porque en ese momento los suplentes de Oriente y Real Potosí estuvieron a punto de involucrarse en la que pudo ser una batalla campal como cierre de un encuentro de fútbol.

Comentarios