Escucha esta nota aquí

La victoria de Real Santa Cruz (1-0) sobre Blooming no fue como cualquier triunfo. Los albos lo tomaron de manera muy especial, porque se trata de los primeros tres puntos que suman esta temporada en la División Profesional e hizo derramar lágrimas.

Tras el pitazo final, los jugadores se acercaron al argentino Néstor Clausen para dedicarle la victoria y este dejó caer algunas lágrimas. No era para menos, había puesto su cargo a disposición en tres oportunidades debido a los malos resultados y esta victoria le da más aire como conductor de los albos.

En las graderías, algunos hinchas también lloraron, porque además de ganar su primer partido del año se lo hizo ante un duro rival que por poco empata en los minutos finales.

El autor del gol, Ricardo Suárez, también dejó caer lágrimas emoción. “Este grupo se lo merecía (el triunfo), creo que todos los partidos merecíamos ganar, pero no se nos daba”, dijo el goleador.

Con este triunfo Real Santa Cruz dejó el penúltimo lugar de la tabla de posiciones para escalar un peldaño, mientras que Blooming se encuentra en el duodécimo lugar con siete unidades.

Comentarios