Escucha esta nota aquí

La crisis económica ha golpeado de sobremanera a los clubes bolivianos y Real Santa Cruz no es la excepción. Los futbolistas ingresaron en paro este martes porque la dirigencia les adeuda hasta siete meses de salario. Se presentarán al partido amistoso que tienen pactado con Blooming para este miércoles (9:00).

“Los dirigentes no aparecen”, fue la afirmación de un futbolista tras dejar las instalaciones de la institución deportiva. La preocupación no los deja trabajar con tranquilidad, pues a algunos jugadores les deben los sueldos de marzo, abril, mayo, junio, julio, agosto y septiembre. En once días, se cumplirá octubre.

Es cierto, al inicio de la pandemia, los jugadores y los directivos llegaron a un acuerdo para la reducción de un porcentaje para los primeros meses, pero el dinero no apareció, al menos para los más experimentados. Eso sí, intentaron cumplir con los juveniles, que no reciben un salario desde mayo.

Uno que otro cobró marzo y el resto sigue esperando. Uno de los extranjeros que se cansó de esperar fue el argentino Ezequiel Michelli, que se fue e ingresó su demanda ante la FIFA para recibir lo que le corresponde.

“Hace un momento, un grupo de mis compañeros se fue a Fabol para que los asesoren e ingresen su demanda en contra del club”, aseguró la misma fuente.

En igualdad de condiciones

Los jugadores de Real Santa Cruz se enfrentarán, desde las 9:00, este miércoles a Blooming en el estadio del club de El Pajonal. No utilizarán su indumentaria oficial, pero lo disputarán porque necesitan ganar ritmo de competencia. La vuelta será el sábado en la sede celeste.

Los jugadores de la academia también están en paro porque les deben sueldos desde junio.