Escucha esta nota aquí

La crisis de Real Santa Cruz cada vez es más profunda. Los jugadores decidieron ingresar en paro este jueves después de que la dirigencia intentó darles un adelanto de Bs 700, de los hasta siete meses de salarios que les adeudan. Se retiraron de las instalaciones del club y no se presentarán al partido amistoso que tenían pactado con Oriente Petrolero para este sábado.

Hace nueve días, los futbolistas decidieron dejar de trabajar una jornada y, desde la siguiente, entrenarse sin la indumentaria oficial. Fue la medida de presión que asumieron, respaldados por el director técnico, José ‘Pepe’ Peña. Incluso disputaron dos encuentros amistosos con Blooming, pero la situación ya tocó fondo.

La mañana de este jueves, un dirigente se acercó a los jugadores y les dijo que les entregarían Bs 700. No los aceptaron, le dijeron que con ese dinero puedan cumplir con los utileros, los médicos y los responsables de prensa. “Pedimos que se les cumpla a ellos hasta junio y que a nosotros con dos salarios”, dijo un futbolista tras salir del club.

Según los jugadores, les adeudan hasta siete meses de sueldos, en dos días también les deberán octubre. Al inicio de la pandemia llegaron a un acuerdo para la reducción de un porcentaje para los primeros meses, pero el dinero no apareció, al menos para los más experimentados. Eso sí, intentaron cumplir con los juveniles, que no reciben un salario desde mayo.

DIEZ intentó comunicarse con el presidente del club, Carlos Sánchez, pero no respondió al llamado. Mientras que otro dirigente aseguró que estaba en reunión y que posteriormente se comunicaba con este medio.