Escucha esta nota aquí

Real Santa Cruz no se resigna a perder una superficie de 5.000 metros cuadrados por una deuda con Findesa (Financiera de Desarrollo de Santa Cruz), que hace 20 años le prestó $us 300.000 para terminar el estadio, en la gestión de Juan Carlos Durán. “Estamos armando la estrategia judicial para luchar por el terreno, que no se lo podía embargar”, dijo Carlos Sánchez, presidente del club.

Como Real Santa Cruz no pagó las cuotas del préstamo, el terreno se lo remató y quien se lo adjudicó hace dos años fue José Luis Suárez (por $us 662.112), que el martes tomó posesión de ese fundo. “No puede ser que un terreno que cuesta $us 5.000.000, se lo remate en $us 662.112. Acá hay algo raro”, agregó Sánchez, molesto porque ya comenzaron a embardar el lugar

“Antes no negociamos con José Luis Suárez, pues nunca lo ubicamos”, explicó el dirigente. Agregó que seguirán todos los pasos legales para recuperar el patrimonio del club. 

¿Y los culpables?

Sobre los causantes de la pérdida de los 5.000 m cuadrados, Sánchez no responsabilizó a nadie, pues explicó que el préstamo fue para acabar el estadio  que le da réditos económicos al club, por los alquileres para conciertos y otros espectáculos. ¿Por qué no pagaron las cuotas? “Lo cierto es que no hubo plata para cumplir con esos compromisos”, concluyó.

En una época normal, sin la pandemia, al club le ingresan unos $us 30.000 al mes por el alquiler del estadio, de su sede social y de otros predios.

Comentarios