Escucha esta nota aquí

Parte de los predios de la sede del club Real Santa Cruz amaneció este martes con un centenar de policías que custodiaban el lugar. La novedad es que José Luis Suárez tomó posesión de los 5.000 metros cuadrados que hace dos años se adjudicó (pagó $us 662.112) en un remate judicial y que el club albo perdió por una deuda con Findesa (Financiera de Desarrolllo de Santa Cruz), que hace 20 años le prestó 300.000 dólares para que concluya el estadio.

Carlos Sánchez, presidente de Real Santa Cruz, explicó que la Gobernación, al tener ahora tuición sobre lo que era Findesa, fue la que dio el visto bueno para que se desarrolle el proceso judicial que terminó en un remate, que a su consideración es ilegal porque la documentación que maneja el club dice que el terreno de la sede no se puede vender ni hipotecar.

“Vamos a luchar para no perder esta parte importante de nuestro patrimonio donde nuestros niños y jóvenes entrenan. Desde un comienzo no se tuvo una buena defensa. Fue rematado en 600 mil dólares un terreno, que tranquilamente hoy vale 3 millones de dólares. Es lamentable que la Policía se preste para esto, cuando saben que Real Santa Cruz es una institución deportiva que promueve el desarrollo y el bienestar de la juventud boliviana. No somos delincuentes. Vamos a presentar todos los recursos legales que se puedan para ejercer nuestro derecho como club”, dijo Sánchez.

El terreno que Real Santa Cruz defiende está ubicado sobre el tercer anillo externo.

Comentarios