Escucha esta nota aquí

Pasa todos los años. Cuando se acerca la final los nervios descontrolan a algunas concursantes a Miss Universo. Se ponen susceptibles, desconfiadas e irritantes. Todas quieren inicialmente un puesto entre las semifinalistas, pero, sobre todo, la corona de ganadora.

Hasta hace pocos días todo era compañerismo y alegría entre las candidatas. Sin embargo, el ambiente comenzó a cambiar con algunos encontrones entre las participantes y los celos hacia una de ellas. 

Por ejemplo, anoche, durante una cena a la que las misses podían asistir con acompañantes, la miss Japón se ubicó en una mesa junto a sus familiares, y poco después apareció la candidata canadiense y, no muy amablemente, le dijo que ese espacio suyo y le pidió que se levante. La belleza nipona respondió que no lo haría y sostuvieron una acalorada discusión hasta que llegó una chaperona que tuvo que mediar en el conflicto. A la japonesa lo ubicaron en otro lugar, igual preferencial.

Ayer, cuando miss Chile bajaba por las escaleras mecánicas del hotel Marriott de Atlanta, su vestido se engarzó y no podía caminar. Sus compañeras pasaban, la miraban con indiferencia y seguían su camino. Sin embargo miss Colombia se detuvo, se agachó, liberó la cola del traje y ayudó a la reina trasandina. Hay un video del incómodo momento.                

Por otra parte, se comenta que muchas candidatas están susceptibles con las preferencias que recibe la representante de Tailandia. Fue la única participante invitada al anuncio de que este año habrá nueva corona de Miss Universo, en Nueva York. De igual manera, cuando llegó a Atlanta fue la primera en conocer el Tyler Perry Studios, donde tendrá lugar el show final del concurso. También aseguran que viajó con 16 maletas al certamen, mientras que a las otras candidatas les recomendaron llevar entre tres y cinco.

La gran final del Miss Universo será este domingo, a partir de las 19:00 (hb). Se lo podrá ver en directo por la red Uno, y por canales de cable en Fox y Telemundo.