Escucha esta nota aquí

Afganistán se hunde cada día más en la pobreza mientras el país se enfrenta a la escasez de efectivo. Cientos de personas esperan cada día durante varias horas ante las puertas de los bancos con la esperanza de poder retirar unos cuantos afganis, la moneda local.

Con Sonia Ghezali, corresponsal de RFI en Kabul

Frente al Banco Azizi, Mohammad Aslam cuenta su fajo de 500 afganis (algo más de cinco euros). “Por fin he retirado algo de dinero después de 25 horas de espera", dice a RFI. “Vine ayer por la mañana a las 5 para dar mi tarjeta bancaria, y hoy me han devuelto el dinero a las 18 horas. Pude retirar 20.000 afganis. No es suficiente. La vida es muy dura. Hay gente que viene de las provincias sólo para sacar dinero. Pido al Emirato Islámico que resuelva este problema”, dice.

Los retiros están limitados al equivalente de 190 euros por semana porque no hay suficiente efectivo en Afganistán. “Con este dinero pagaré todas mis deudas con las tiendas que me dieron crédito para poder alimentar a mi familia", explica. “Después sólo me quedarán 3.000 afganis (unos 32 euros)”, agrega.

Miedo a la quiebra

Durante la noche, se forman colas frente a los bancos. Algunos duermen en el lugar. "Quiero retirar todo mi dinero. Vengo todos los días, sólo lo hago porque quiero recuperarlo todo. Todo el mundo tiene miedo de perder su dinero. El banco de Kabul quebró hace unos años y todos los clientes perdieron el dinero de sus cuentas", recuerda Amanullah Paikar.

Este ex soldado, como la mayoría de los funcionarios del antiguo gobierno afgano, lleva tres meses sin cobrar. Sólo tiene sus escasos ahorros en el banco para sobrevivir.

Comentarios