Escucha esta nota aquí

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, llegó el 8 de noviembre a Nueva York para dar un discurso en las Naciones Unidas sobre la corrupción como el origen de la desigualdad mundial. México asume la presidencia temporal y rotativa del Consejo de Seguridad de la ONU.

En noviembre, México asumió la presidencia temporal y rotativa del Consejo de Seguridad en la Organización de las Naciones Unidas. El lunes 8 de noviembre el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) voló a Nueva York para, en la mañana del martes 9, participar en la sesión del Consejo de Seguridad y en el debate titulado “Mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales: exclusión, desigualdad y conflicto”. Antes de ello, se reunirá con el secretario general de la ONU, António Guterres. En la noche, regresará a la Ciudad de México.

“Una peste”

Juan Ramón de la Fuente, representante de México ante la ONU, no descarta que la migración y los refugiados sean un tema a tratar así como el tráfico de armas. “El tema tiene que gestionarse en los tres lugares en donde el fenómeno se desarrolla: en el de origen, el de tránsito y el destino”, sostuvo el ex rector de la Universidad Nacional Autónoma de México.

En su conferencia matutina del jueves pasado, López Obrador adelantó que en la ONU dará un mensaje “que tiene que ver con un compromiso mundial para combatir la corrupción y la desigualdad” ya que la primera es el origen de la iniquidad. “No es una pandemia sino una peste”, declaró, subrayando la necesidad de actuar ante la monstruosa desigualdad mundial y el fracaso del neoliberalismo como doctrina político-económica.

La reacción de los detractores

Los detractores de López Obrador afirmaron en redes sociales que el presidente no tiene la autoridad moral para hacer proselitismo de su gobierno en la ONU ni para hablar de una lucha contra la corrupción ya que sus hermanos (Pío y Martín) fueron filmados recibiendo sobornos.

Algunos miembros del gabinete no incluyeron en su declaración patrimonial sus numerosos inmuebles ni han explicado el origen de sus fortunas, además de aparecer en el escándalo de los Pandora Papers. Al presidente también se le reclama la inacción del fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero, ante casos emblemáticos de corrupción como el de Odebrecht.

El presidente mexicano asegura en cada oportunidad que su gobierno (La Cuarta Transformación) es un caso de éxito contra los modelos neoliberales y que por eso el país no se ha endeudado, ni siquiera durante la pandemia. La fórmula, según AMLO, es: “Cero corrupción, cero impunidad, austeridad, honestidad y combate a la desigualdad social”.

AMLOFest

Un nutrido grupo de mexicanos residentes en Estados Unidos esperó en la puerta de su hotel al presidente de México para gritar hurras, porras y consignas de apoyo. AMLO anunció que no se reunirá con sus connacionales “por falta de tiempo” y dijo que probablemente les enviará un mensaje videograbado.

En julio del 2020, López Obrador hizo una visita a Donald Trump y decepcionó a los migrantes que querían saludarlo. Sin embargo, los seguidores del mandatario no se dan por vencidos y este año, por medio de las redes sociales, han hecho una amplia convocatoria para que los mexicanos que estén por toda la Unión Americana, viajen a Nueva York y participen en la AMLOFest. 

Se tiene planeado rodear el edificio de la ONU y hacer guardia hasta que López Obrador pase por ahí y lo puedan ver, aunque sea de lejos. Mientras tanto, habrá música, bailes y una gran algarabía. Además, le van a cantar “Las mañanitas” por adelantado pues su cumpleaños será el 13 de noviembre.

Los héroes sin capa

México depende de las remesas que envían los migrantes desde Estados Unidos. Según el Banco de México, en 2021, ellas alcanzaron un récord histórico de 28.127 millones de dólares.

Con esas cifras no sorprende que el presidente López Obrador llame “héroes” a quienes envían remesas. Lo que sí causa extrañeza, es que no los quiera saludar.

Tags

Comentarios