Escucha esta nota aquí

La crisis energética no sólo afecta a Europa: en el norte de China, megalópolis enteras han quedado a oscuras durante varios días. Después de la industria, estos gigantescos cortes de electricidad están perturbando la vida cotidiana de los habitantes.

Con Stéphane Lagarde corresponsal de RFI en Pekín

Las redes sociales se quejan de los atascos: en el norte de China, los cortes de electricidad de los últimos días han provocado el caos en las carreteras. Las imágenes publicadas en Sina Weibo muestran semáforos apagados, especialmente el pasado fin de semana, en las avenidas de Shenyang, capital de la provincia de Liaoning.

"Apagones ocho veces al día, cuatro días seguidos... estoy sin palabras", escribió un usuario de redes sociales en Liaoning.

Otro se quejó de que los centros comerciales cierran temprano y que una tienda de barrio usaba velas.

"Es como vivir en Corea del Norte", escribió. Los habitantes no habían sido informados de los apagones.

Acostarse con la luna

También hay riesgo de cortes de suministro eléctrico en el sur, sobre todo en la provincia de Cantón, donde se aconseja a los residentes que limiten el uso del aire acondicionado, que tomen las escaleras en lugar del ascensor y que se acuesten con la luna. Estos cortes de energía están ralentizando las cadenas de montaje de la "fábrica del mundo" y amenazan con romper la cadena de suministro global.

Los medios de comunicación estatales informan que hasta 100 fábricas estarán cerradas hasta el 7 de octubre, fecha en que finaliza la fiesta del Día Nacional de China.  Al menos 17 provincias y regiones, que representan 66% del PIB chino, anunciaron alguna forma de corte de energía en los últimos meses, afectando especialmente a las industrias pesadas, según Bloomberg Intelligence.

La agencia calificadora Goldman Sachs redujo este martes sus proyecciones de crecimiento en China, debido a los apagones en todo el país que afectan a millones de hogares y paralizan fábricas, algunas de las cuales abastecen a las empresas Apple y Tesla.

Chimeneas apagadas en China, cielo azul en Corea

Goldman Sachs dijo el martes que el crecimiento económico de este año debe alcanzar 7,8%, por debajo del 8,2% previsto antes, debido a los apagones que obligaron a las industrias pesadas a cortar su producción.

Hay múltiples factores explicativos a estos apagones, entre ellos la subida de los precios del carbón (Casi 60% de la economía china depende de este mineral), en parte relacionada con el conflicto diplomático entre China y Australia, y el cese de las importaciones de carbón australiano. Otros señalan las medidas adoptadas para lograr gradualmente una economía descarbonizada.

Estos objetivos de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero han llevado, al parecer, a 16 de las 31 jurisdicciones provinciales de China a racionar la electricidad, según el South China Morning Post. Pero estos cortes de luz también hacen feliz a la gente. Cuando las chimeneas de las fábricas ya no echan humo en China, en Seúl se ve el cielo azul, señalan los medios surcoreanos.

Comentarios