Escucha esta nota aquí

Glenn Youngkin se impuso en la elección del gobernador del estado de Virginia, en unos comicios consideraros como un barómetro de las políticas del presidente estadounidense, Joe Biden. El republicano centró la conversación hacia temas locales de la "guerra cultural" como el aborto, la obligatoriedad de llevar máscara y la enseñanza de la historia racial de Estados Unidos.

El republicano Glenn Youngkin ha ganado en Virginia cuadrando el círculo al aislarse lo suficiente del expresidente Donald Trump sin denostarlo. Y en un anticipo de lo que se avecina en las elecciones legislativas del año que viene, Youngkin acertó de pleno al aflorar la guerra cultural en que se sumió este país cuando se ensañó en campaña contra el programa demócrata, que propone limitar el papel de padres y madres en lo que se enseña en la escuela.

 Younkgin ganó al enfrentarse a la enseñanza de la teoría crítica con los abusos raciales (CRT, por sus siglas en inglés) y a la de los derechos de las personas transgénero, y lo celebró así esta madrugada.

Es nuestro momento para que los padres cambien el futuro de la vida de los niños en Virginia. Es una visión donde el poder de Virginia se expande a las mesas de las cocinas que están unidas por el vínculo del espíritu de la dignidad y la libertad”, sostuvo.

Esta victoria de un hasta ahora desconocido republicano sobre un fijo del aparato del Partido Demócrata como Terry McAuliffe representa un serio aviso para un cada vez más impopular presidente Biden, azotado por la gestión del coronavirus, la falta de productos por la crisis de la cadena de suministros y la impopular retirada de Afganistán.

El candidato demócrata, gobernador de Virginia hasta enero de 2018, había empezado la carrera como claro favorito, pero en los últimos días de la campaña los sondeos mostraban mucha igualdad entre ambos contendientes.

El martes también se celebraron elecciones en otros estados. En la ciudad de Nueva York, el demócrata Eric Adams ganó la alcaldía, y el estado de Nueva Jersey se lo llevó su compañero de partido Phil Murphy.

Comentarios