Escucha esta nota aquí

Shanghái divide la ciudad en dos y confina su parte este para frenar el repunte de la variante ómicron de coronavirus, confinando así a casi la mitad de su población. Desde las 5 de la mañana de hoy, se invita a los residentes a no salir de sus casas. Luego será el turno de la parte occidental.

En varias ocasiones desde el inicio del rebrote de la epidemia, el ayuntamiento de Shanghái ha prometido evitar un cierre total de la ciudad, por lo que se trata de un cierre en dos fases que se aplica a la capital económica china. La ciudad más grande de China, con 25 millones de habitantes, se enfrenta al peor rebrote de COVID-19, con miles de casos asintomáticos detectados en las sucesivas rondas masivas de testeos lanzadas por el gobierno de la ciudad. Más de 14.000 casos asintomáticos activos y creciendo cada día.

Shanghái se ha divido en dos: este y oeste, a lo largo del rio Huangpu, donde se concentra el mayor número de infecciones. Shanghái este, conocido como Pudong, es el centro financiero de la ciudad, además de centro neurálgico portuario del país En él viven casi seis millones de personas. La mitad este estará cerrada desde hoy lunes al viernes. Después cerraran otros 5 días el oeste de la ciudad, donde se encuentra el emblemático Bund, a la orilla del río.

La mayoría de los 25 millones de habitantes de Shanghai ya se han sometido a las pruebas en las últimas semanas. Obviamente, estas pruebas y el confinamiento localizado por residencia, ya aplicados en Shenzhen, Shenyang y otras megalópolis de China, no son suficientes para contener la propagación de Omicron.

Durante el confinamiento de 5 días, los residentes permanecerán en sus casas, los trabajadores y funcionarios no esenciales trabajarán desde sus hogares y el transporte público dejara de prestar servicio.

Los puentes y autovías que comunican las dos partes de la ciudad permanecerán cerrados. Sin embargo, el aeropuerto internacional y las estaciones de tren de larga distancia seguirán operando con normalidad.

Fábricas de "bucle cerrado

Para tratar de limitar el impacto económico de estas restricciones a los desplazamientos, el gobierno de Shanghái ha declarado que todas las empresas con sede en Pudong podrían seguir operando a distancia o en "circuito cerrado", como lo llaman las autoridades sanitarias, es decir, con personal limitado y confinado en el interior. Esto es especialmente cierto en el caso de las fábricas. Las autoridades locales creen que es imperativo mantener abierto el puerto y el centro financiero de la ciudad, para preservar la economía nacional, pero también el funcionamiento de la cadena de suministro mundial.

Shanghái se describe a menudo como la puerta de entrada al este de China por su acceso al Mar de la China Oriental. Sin embargo, los nuevos confinamientos podrían interrumpir las operaciones de Yangshan, el primer puerto de aguas profundas del mundo, así como las líneas de montaje de Tesla y SMIC, el mayor fabricante de chips de China. 

El anuncio se produce cuando las escuelas y algunas residencias ya han sido cerradas durante los últimos días. La mayoría de la población observa las normas de prevención de la epidemia sin inmutarse, pero la fatiga de "Cero Covid" crece, especialmente en las redes sociales. El descontento aumenta a medida que China sigue aplicando su estrategia para eliminar todos los casos de infección.

El hashtag "¿Por qué China no puede levantar las medidas de seguridad sanitaria como los países extranjeros?" ha registrado casi 500 millones de visitas, informa el sitio web especializado What's On Weibo. Las imágenes también muestran un ajetreo en las estanterías de alimentos de algunos barrios en previsión del "cierre", acompañado de comentarios jocosos, a menudo desilusionados, bajo el hashtag #2020too. Para algunos, el comienzo de 2022 es como retroceder dos años en el tiempo. 

Comentarios