Escucha esta nota aquí

Fue considerada la primera mujer en convertirse en multimillonaria por sí misma. Elizabeth Holmes, fundadora de la empresa sanitaria Theranos, ha sido condenada por estafar a sus inversores.

Con nuestro corresponsal en Washington, Guillaume Naudin

Cuando fundó Theranos, Elizabeth Holmes era todavía una estudiante de la prestigiosa Universidad de Stanford, cerca de San Francisco. Abandonó sus estudios para dedicarse a los negocios, como Steve Jobs, el cofundador de Apple, al que tomó como modelo y con el que se comparó.

Cuando lanzó Theranos, prometió revolucionar los análisis de sangre, con un proceso mucho menos engorroso que un análisis de sangre tradicional. Afirmaba haber inventado una máquina sencilla y eficaz que podía realizar cientos de análisis de sangre a partir de una sola gota de sangre extraída de la punta del dedo.

Esta perspectiva atrajo a inversores como el CEO de Oracle, Larry Ellison, y el magnate de los medios de comunicación, Rupert Murdoch, y a socios como Walgreen's, una de las mayores redes de farmacias de Estados Unidos. Personalidades como el ex diplomático Henry Kissinger formaban parte de su consejo de administración.

Hasta veinte años de prisión

Excepto que, a pesar de las promesas, la tecnología de Theranos dependía en gran medida de los laboratorios tradicionales. La empresa quebró en 2018 y las autoridades financieras demandaron a Elizabeth Holmes. 

Condenada, se enfrenta a veinte años de prisión; la sentencia tendrá lugar en una fecha posterior en un tribunal federal. En su defensa, dice que fue maltratada física y emocionalmente por su ex pareja y socio Sunny Balwani, que será juzgado por separado en otro juicio.

Comentarios