Escucha esta nota aquí

El oficialismo venezolano ganó este domingo la Alcaldía de Caracas y 20 de las 23 gobernaciones en las elecciones regionales de Venezuela. Unos comicios marcados por una fuerte abstención y por el regreso de parte de la oposición, tras años de boicot. 

Sin sorpresas, el chavismo acabó este domingo festejando su victoria en las elecciones regionales y municipales. El Partido Socialista de Venezuela (PSUV) se llevó la alcaldía de la capital de este país de 30 millones de habitantes, Caracas, y las gobernaciones de Amazonas, Anzoátegui, Apure, Aragua, Barinas, Bolívar, Carabobo, Delta Amacuro, Falcón, Guárico, Lara, La Guaira, Mérida, Miranda, Monagas, Portuguesa, Sucre, Táchira, Trujillo y Yaracuy.  

La población se ha mostrado mayoritariamente apática este domingo. Apenas el 41,80% de los votantes acudió a las urnas. Una baja participación que ha probablemente contribuido al descalabro de los partidos opositores. Algunas formaciones volvían a la arena electoral tras haber pasado un lustro llamando al boicot y a la abstención de comicios que consideraban "fraudulentos". Las candidaturas opositoras apenas se impusieron en tres estados, entre ellos el más poblado del país, Zulia. Sufrieron, en contraste, una dura derrota en una región clave que controlaban: Táchira, fronteriza con Colombia. 

Los opositores esperaban que estas elecciones les permitieran mostrar un frente unido con vistas a organizar unas elecciones presidenciales "transparentes" en 2024. Sin embargo, se mostraron muy divididos. En algunos estados había varias candidaturas opositoras con programas muy distintos. Y entre los grandes líderes, tampoco hubo concordia. Mientras que el excandidato presidencial Henrique Capriles hacía campaña en el interior del país, Leopoldo López llamaba a la abstención desde Madrid, donde está exiliado.  

Por su parte, Juan Guaidó se mostró ambiguo y más bien silencioso en lo que respecta a estos comicios. Prefirió abogar por retomar las negociaciones entre gobierno y oposición en México, paralizadas desde la extradición a Estados Unidos del empresario colombiano Alex Saab, cercano a Maduro. 

El regreso de los observadores 

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, permitió el retorno de los observadores internacionales para estas elecciones, con la mira puesta en el levantamiento de sanciones internacionales. La Unión Europea, que no trabajaba en una elección en Venezuela desde hace 15 años, llevó una misión de 130 delegados repartidos por todo el país. También hubo presencia de expertos de Naciones Unidas y el Centro Carter. La Unión Europea presentará un informe preliminar de su observación el próximo martes. 

Se reportó un muerto en Zulia por un tiroteo "en las adyacencias" de un centro de votación, según una minuta policial, aunque el ministro del Interior, Remigio Ceballos, lo catalogó como un "hecho delictivo aislado al proceso electoral".

Comentarios