Escucha esta nota aquí

El líder del grupo yihadista Estado Islámico en el Gran Sahara (EIGS), Adnan Abu Walid al-Sahrawi, ha sido "neutralizado" por las fuerzas francesas. El presidente francés Emmanuel Macron lo anunció el miércoles por la noche en su cuenta de Twitter.

"Se trata de otro gran éxito en la lucha que llevamos a cabo contra los grupos terroristas en el Sahel", tuiteó Emmanuel Macron, añadiendo que Francia pensaba "en las familias desconsoladas" y en los heridos. "Con nuestros socios africanos, europeos y americanos, continuaremos esta lucha".

 

Se cree que Adnan Abu Walid al-Sahrawi cayó el mes pasado entre la ciudad maliense de Ménaka y la frontera nigeriana durante una operación militar selectiva, explica el corresponsal de RFI en Bamako, Serge Daniel. Una fuente de seguridad francesa afirmó que, tras localizarlo, las fuerzas francesas sobre el terreno llevaron a cabo una operación militar a finales de agosto. Sin embargo, según otra fuente bien informada, se tardó en realizar las comprobaciones necesarias y en confirmar su identidad.

Adnan Abou Walid al-Sahrawi, oriundo del Sáhara Occidental, fue el antiguo líder de Mujao (Movimiento por la Unidad y la Yihad en África Occidental) y el líder histórico del Estado Islámico en el Gran Sáhara desde su creación en 2015. Fue abatido junto con otros compañeros suyos que intentaban salir del norte de Malí hacia el vecino Níger.

Adnan Abu Walid al-Sahrawi era el enemigo público en la llamada zona de la triple frontera -Malí, Burkina Faso y Níger-, donde su grupo sigue sembrando el terror. Se lo acusaba de estar detrás del ataque mortal contra soldados de las fuerzas especiales estadounidenses en Tongo, Níger, en 2017.

El anuncio de su muerte se produce en un momento en el que Francia ha anunciado una reducción de su presencia en el Sahel, centrándose más en las operaciones antiterroristas.

Esta zona es escenario habitual de las acciones de dos grupos yihadistas: el Estado Islámico en el Gran Sáhara (EIGS) y el Grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes, vinculado a Al Qaida.

El EIGS ha cometido ataques particularmente mortíferos contra civiles y militares en la conocida como "zona de las tres fronteras".

El 9 de agosto de 2020, en Níger, el jefe del grupo ordenó personalmente el asesinato de seis trabajadores humanitarios franceses y del guía y conductor nigerino que los acompañaban.

También estaba buscado por Estados Unidos por una emboscada en octubre de 2017 en el suroeste de Níger, cerca de Malí, en la que murieron cuatro soldados de las fuerzas especiales estadounidenses y cuatro nigerinos.

En junio y julio, el ejército francés había abatido o capturado diferentes altos responsables de la rama del EIGS.

Comentarios