Escucha esta nota aquí

Las manifestaciones para conmemorar los cien años del PPC están previstas para el 1 de julio, fecha oficial del primer Congreso de la formación, llevado a cabo en 1921 en Shanghái. Aquella reunión que fue interrumpida en su momento. Los pioneros del PCC tuvieron que llegar al lago Nanhu en barco. El sitio, desde entonces, se ha convertido en un lugar de peregrinación para los “turistas rojos”.

"Nos reunimos y nos hacemos un selfie todos juntos delante de la bandera", dice el guía a los turistas que acaban de bajar de los autobuses, con las gafas todavía empañadas por haber tenido que dejar el frescor de los aires acondicionados de forma tan brusca. Un grupo de pensionistas aparece con banderitas rojas en la mano: "Somos turistas de Jiangsu. Somos 46 personas en el grupo”, explican.

Llegan autobuses llenos de empleados, reconocibles por su forma de vestir. Camisas azul pálido con pines del partido, o polos negros, para Guan (27), como para todos sus colegas. "40 personas de mi empresa están aquí. La compañía organizó el viaje y es una verdadera lección de adaptación para nosotros. Los miembros del partido también tuvieron que adaptarse hace un siglo, cuando salieron repentinamente de Shanghái hacia Jiaxing en barco", dice.

El punto álgido de la temporada

Un clásico del “turismo rojo”, el monumento de Jiaxing, que reabrió tras su renovación a principios de junio, atrae a multitudes. El efecto del aniversario es palpable, asegura un residente. "El número de turistas ha aumentado drásticamente. Un trabajador del museo me dijo que en este momento hay unos 10.000 visitantes al día. Con el centenario del partido, esta es la temporada alta para el monumento”.

En las salas de exposición, pequeñas luces verdes parpadean colgando de las orejas de hombres de mediana edad. La audioguía ayuda a navegar por la extensa museografía. La lucha clandestina, el primer Congreso del Partido en 1921, la huida a Jiaxing, pero también los logros científicos y militares: 1967, la bomba H de Mao.

Y para los que carecen de referencias, en el hotel se ofrecen cursos de refuerzo sobre el socialismo al estilo chino. "Hoy he acompañado a 58 personas. Tenemos mucha gente en los seminarios ahora mismo. Quieren saber más sobre la historia del partido. Por la mañana, aprendemos la teoría en el hotel y por la tarde hacemos las visitas", explica este guía y organizador del seminario.

Impacto limitado en las empresas locales

Visitar el famoso barco rojo, cerca del muelle el vendedor de yangmei, las "ciruelas de álamo" o "fresas chinas". "La mayoría de los visitantes son miembros del partido. Hay muchos porque es el centenario”. Pero no todos compran yangmei.

El “turismo rojo” tiene un impacto relativo en los negocios locales. Una impresión que comparte este viejo aficionado que pasea por las orillas del lago: "Hay más gente, es cierto con el centenario, pero muchos se van después del paseo en barco. Jiaxing está a menos de una hora y media en coche de las principales ciudades de la región. Y son pocos los turistas que se quedan a dormir después de la visita”.

Y cuando los autobuses se marchan y las lanchas rápidas desaparecen en la niebla de una tarde de verano, el lago Nanhu se queda solo con los pájaros y los carteles que recuerdan que hace un siglo, 13 delegados comunistas vinieron aquí a fundar el partido que aún gobierna a los mil millones y medio de chinos.

Comentarios