Escucha esta nota aquí

En Japón, este miércoles es el primer día de la sesión parlamentaria, tras las elecciones legislativas celebradas el pasado domingo. La nueva Asamblea tiene un total de 9,7% de mujeres, incluso menos que el 10% de mujeres que formaban parte de la Asamblea saliente.

En Japón, los partidos no incurren en sanciones si hay pocas mujeres en sus listas de candidatos. Así, en las últimas elecciones legislativas, el 82% de los candidatos fueron hombres. Nueve de cada diez ministros son también hombres.

"Aquí, en la vida cotidiana los hombres están sobrevalorados en comparación con las mujeres. Lógicamente, es lo mismo en política", explica a RFI una mujer.  

"La igualdad entre hombres y mujeres probablemente no sea para mañana en Japón: es una sociedad tan patriarcal...", opina otra mujer, mientras que una tercera comenta: "Dada esta baja representación de las mujeres, nuestros políticos hacen comentarios sexistas todo el día Y lo hacen impunemente".

Una clase política tan masculina desagrada, incluso a algunos hombres: "Es vergonzoso y justifica sobradamente que Japón esté relegado a los últimos puestos de todas las clasificaciones sobre igualdad de género en el mundo", dice un transeúnte. “En mi opinión, sólo podemos salir de esto introduciendo un sistema de cuotas”.

“Al partido ultraconservador en el poder no le importa la igualdad de género", dice un hombre. “No hay nada que esperar de ellos. Si la gente quiere realmente que las cosas cambien, debería dejar de votarles en cada elección y, como yo, votar a la oposición".

Pero las encuestas muestran que el 46% de los japoneses se sienten cómodos con esta desigualdad de género en la política mientras que solo un 42% que lo deplora.

Comentarios