Escucha esta nota aquí

Unas semanas después del violento terremoto que devastó Haití, y en medio de una crisis sanitaria y política, miles de haitianos han huido de su país hacia el continente americano. En el camino hacia Estados Unidos, México es la etapa más difícil. Mientras la afluencia de migrantes haitianos sigue creciendo en las ciudades del país, esta nueva crisis migratoria está activando la discusión y ayuda en las redes sociales.

Con nuestra corresponsal en México, Gwendolina Duval.

Las imágenes que circularon por los medios locales y en las redes sociales conmovieron a los mexicanos. Esas fotos y videos muestran las deplorables condiciones en las que se encuentran cientos de haitianos en la ciudad de Acuña, al otro lado de la frontera con Texas. Se les puede ver cruzando el río Grande a pie, pero una vez en suelo estadounidense se enfrentan a la deportación.

El testimonio de una mujer haitiana ha sido ampliamente difundido en Facebook. Esta migrante contó que no había tenido noticias de su marido luego de que había ido a buscar comida. Unos días más tarde le comunicaron que había sido detenido y llevado en un avión al sur de México, en la frontera con Guatemala.

La capital de México ha visto una explosión en el número de solicitantes de asilo haitianos. También en el DF los habitantes organizan la ayuda a través de las redes sociales. A menudo los pedidos de ayuda son para obtener donaciones de alimentos, ropa, productos de higiene para bebés. El albergue también escasea. Un refugio tuiteó para avisar de que está lleno y no tiene más espacio. Por eso a través de las redes se pide a los que pueden, que acojan a una persona o a una familia.

También hay historias de habitantes del DF que llevan ellos mismos comida o bienes a los migrantes que están en la calle e invitan a toda su red a hacer lo mismo. En Facebook, una internauta se grabó frente a la Comisión Mexicana de Ayuda a los Refugiados mientras acudía a apoyar a los haitianos que hacían cola. La internauta compartió su enfado: "Miren quién viene a ayudar a los migrantes, la ciudad no hace nada". Hubo muchas reacciones molestas en Twitter después de que la alcaldesa de la ciudad anunciara que no abriría más albergues con el argumento de que los haitianos no se quedarían.

México tiene una tradición de recibir de refugiados. Varias personas que hablan francés ofrecieron sus servicios para ayudar a los haitianos con sus trámites en español.

Pero, además de los pedidos de ayuda, en las redes también hay reacciones con cierta amargura. Algunos internautas responden que los medios de comunicación se centran en la crisis migratoria de Haití y lamentan que no se preste la misma atención a otras personas que también están en dificultades en México.

Comentarios