Escucha esta nota aquí

Centenares de periodistas mexicanos protestaron en más de 45 ciudades en contra de los asesinatos, los salarios miserables y las jornadas interminables de trabajo. Con el asesinato de Lourdes Maldonado en Tijuana el domingo pasado, van tres asesinatos de periodistas en 10 días. Desde el año 2000, 148 periodistas fueron asesinados en México.

El 25 de enero en más de 45 ciudades, los periodistas mexicanos protestaron contra los asesinatos y la pauperización del gremio. En algunos casos, los comunicadores hicieron mítines en lugares donde nunca se habían atrevido a manifestarse por temor a las represalias. Los reporteros alzaron la voz en las ciudades más peligrosas del país más mortífero para la prensa.

‘Temo por mi vida’

El detonador de las protestas fue el asesinato de la periodista Lourdes Maldonado el 23 de enero en Tijuana. Ella sufrió un despido injustificado de la empresa Sistema de Noticias, propiedad del entonces senador de Morena, Jaime Bonilla, quien sería gobernador de Baja California del 2019 al 2021. Se fueron a juicio y Maldonado recibió tantas amenazas que el 23 de marzo de 2019, públicamente pidió ayuda al presidente Andrés Manuel López Obrador y le dijo: “Temo por mi vida”. El laudo fue favorable a la periodista, pero tres días antes de recibir el pago de salarios caídos, la asesinaron en la puerta de su domicilio.

El fotógrafo Margarito Martínez Esquivel también fue asesinado en Tijuana: lo balearon en la puerta de su vivienda el 17 de enero. Y al periodista veracruzano José Luis Gamboa lo apuñalaron dentro de su casa. En diez días fueron asesinados tres periodistas mexicanos.

Las cifras gritan ‘impunidad’

Según la organización defensora de periodistas y de la libertad de expresión Artículo 19, desde el año 2000 a la fecha se han asesinado en México a 148 periodistas. En los tres años de gobierno de Andrés Manuel López Obrador, van 28 comunicadores muertos. En la mayoría de los casos, los periodistas fueron asesinados tras exponer en la prensa la intrínseca relación entre crimen organizado y políticos de los tres niveles de gobierno. Tal vez eso explica que la impunidad de los casos sea del 98%, así como la negligencia o indiferencia de quienes deben impartir justicia.

En la manifestación frente a la secretaría de Gobernación en la Ciudad de México, RFI habló con Lucía Lagunes, directora de la agencia CIMAC. Lagunes estimó que "la impunidad existe porque no hay voluntad. A las autoridades no les importa salvar la vida de los periodistas. Tienen pretextos para no hacer una investigación que llegue no solo a los autores materiales sino también a los autores intelectuales".

Condenas internacionales

Por su parte, la Unión Europea, la Oficina de Derechos Humanos de la ONU, Reporteros Sin Fronteras, el Comité de Protección a Periodistas y Artículo 19, expresaron su condena por los asesinatos de los periodistas y demandaron al Gobierno mexicano investigar a fondo, castigar a los autores materiales e intelectuales y reforzar la protección a los comunicadores.

La existencia de un Mecanismo de Protección a Periodistas y de Defensores de Derechos Humanos, estatales y federal, no ha bastado para proteger a los periodistas, no solo por falta de personal, de coordinación y de presupuesto, sino porque no hay consecuencias tras los asesinatos.

El presidente López Obrador condenó los crímenes y ordenó una investigación a fondo. También se quejó de que sus adversarios aprovechan la oportunidad para atacarlo. El mandatario afirmó que es irresponsable vincular el asesinato de Maldonado con la disputa laboral con Bonilla.

Comentarios