Escucha esta nota aquí

Facebook, Instagram, Whatsapp y Messenger, las dos redes sociales y las dos mensajerías del gigante de internet estadounidense estuvieron más de cinco horas fuera de servicio a causa de un problema técnico, dejando a cientos de millones de personas sin conexión en todo el mundo. La compañía cayó con fuerza en bolsa este lunes.  

En plena jornada laboral en Estados Unidos, Facebook se desconectó. Al principio los usuarios pensaron que era un problema de su conexión a Internet, pero tras constatar el mismo problema en las otras aplicaciones de la empresa, Instagram, WhatsApp y Messenger, la hipótesis del apagón central se hizo más fuerte.  

El incidente, causado por un problema técnico, constituye la falla "más importante nunca antes observada" por Downdetector, que monitorea los cortes online. "Miles de millones de usuarios han sido impactados por la completa caída del servicio hoy", escribió el sitio.  

Facebook achacó la interrupción a un "cambio en la configuración" de los servidores que coordinan el tráfico entre sus centros de datos. El experto en ciberseguridad Brian Krebs describió lo ocurrido como un retiro por parte de Facebook del "mapa que indica a los computadores del mundo como encontrar sus diferentes propiedades en línea". 

Facebook se disculpó en un tuit publicado en la noche de lunes, justo cuando la aplicación comenzaba a volver en línea. 

"Hemos estado trabajando duro para restaurar el acceso a nuestras aplicaciones y servicios y nos complace informar que ahora están volviendo a estar en línea", señaló la firma. Según el diario The New York Times, el servicio volvió a la vida tras la intervención de un equipo técnico en los servidores de la empresa en Santa Clara, California.  

Este incidente llevó a muchos usuarios a replantearse el lugar que tienen Facebook, Instagram y WhatsApp en sus vidas. “Cuando le confiamos a una única empresa toda nuestra capacidad de comunicación, en tanto que individuo, empresa o gobierno, somos totalmente dependientes de su disponibilidad”, señala a RFI el experto en ciberseguridad Nicolas Arpagian.  

Una dependencia que la congresista estadounidense demócrata Alexandria Ocasio Cortez no dudó en calificar en otra red social, Twitter, de monopolio. “Si el comportamiento monopolístico de Facebook se hubiera controlado cuando se debería haberlo hecho (tal vez en el momento en que comenzó a adquirir competidores como Instagram), los continentes de personas que dependen de WhatsApp e IG para la comunicación o el comercio estarían bien en este momento. Separémosles.” 

Este apagón masivo afectó a las ventas de miles de empresas, que dependen de estas redes sociales para promocionar y vender sus productos. También impidió a millones de personas conectarse a otros servicios que utilizan la identificación con el usuario y la contraseña de Facebook, y van desde televisores o termostatos conectados a todo tipo de webs de compras.  

Facebook recibió un importante castigo en la bolsa de Nueva York, cerrando este lunes con un 4.89 de pérdidas. Además, la fortuna persona de su fundador, Mark Zuckerberg cayó en cerca de 6.000 millones de dólares frente al día anterior, para situarse justo por debajo de los 117.000 millones, según la revista Fortune. 

La empresa “cayó en la bolsa en cuanto se constató la importancia del fallo técnico porque no se trata de un problema debido a una fatalidad inevitable”, apunta Nicolas Arpagian. “Hacen falta inversiones y los mercados financieros piden a Facebook que rinda cuentas sobre en qué está invirtiendo el dinero para evitar nuevos problemas técnicos. Una rendición de cuentas que no suele ser costumbre en la compañía de Zuckerberg.” 

Para los rivales de Facebook en cambio, fue un buen día. El servicio de mensajería Telegram pasó de ser la quincuagésimo sexta aplicación gratuita más descargada en Estados Unidos a ser la quinta, según la empresa especializada SensorTower. Por su parte, la mensajería encriptada Signal tuiteó que "millones" de nuevos usuarios se le unieron. 

Facebook de nuevo ante el Congreso estadounidense 

Esta falla ocurre en un momento delicado para la firma de Mark Zuckerberg. La exespecialista de datos de la empresa, Frances Haugen, entregó a las autoridades y al Wall Street Journal una investigación interna de Facebook que parece respaldar muchos temores y críticas de larga data sobre la plataforma.  

La denunciante alegó en una entrevista este domingo con el programa de televisión estadounidense “60 minutos” que el gigante de las redes sociales sabía que sus productos estaban alimentando el odio y dañando la salud mental de los niños y acusa a la compañía de elegir "las ganancias frente a la seguridad". 

En la entrevista, Haugen explicó cómo el algoritmo, que elige qué contenido mostrar para cada usuario, está optimizado para el contenido que genera una reacción. La propia investigación de la compañía muestra que es "más fácil inspirar a la gente a la ira que a otras emociones", señaló la experta en datos. "Facebook se ha dado cuenta de que si cambian el algoritmo para que sea más seguro, las personas pasarán menos tiempo en el sitio, harán clic en menos anuncios y ganarán menos dinero," dijo Haugen ante los medios. 

Este martes va a declarar ante una comisión del Congreso estadounidense sobre el impacto que tienen las redes sociales de Facebook en los más jóvenes.  

Comentarios