Escucha esta nota aquí

A tres meses de las elecciones, Macron puede congratularse por un crecimiento económico en 2021 sin precedentes en varios decenios. El mandatario francés, cuya candidatura a la reelección es muy probable, podrá mostrar que la recuperación económica tras la recesión histórica por la pandemia es una de las más dinámicas en Europa, si bien hay varios nubarrones en ese frente.

La recuperación económica en 2021 en Francia fue tan espectacular como su caída en 2020 por el Covid.

El PIB alcanzó el 7% el año pasado, sin precedentes en 52 años. En 2020, había caído un 8%, sin precedentes en 77 años.

Si bien toda Europa se beneficia de un efecto de recuperación, la evolución de la economía francesa podría ser una de las más fuertes de la región.

Por el momento, supera en todo caso las previsiones del centro nacional de estadísticas francés INSEE y del Banco de Francia.

También se registró un descenso récord del desempleo: es el nivel más bajo en diez años.

Pero en este panorama también hay nubarrones.

El Estado francés se gastó en 2021 cerca de 60 mil millones de euros, lo que eleva el déficit público a 7%, más del doble de la regla europea del 3%. La deuda pública, por su parte, se ubica en un 113%.

Otra fuente de preocupación es la inflación, pues los precios de la gasolina se han cuadruplicado en un año.

Para 2022, el gobierno estima que el crecimiento puede ser del 4% mientras que el Banco de Francia prevé un 3,6%.

Comentarios