Escucha esta nota aquí

El principal promotor de la frustrada marcha contra el régimen cubano concedió una entrevista a otro disidente, un youtuber radicado en Estados Unidos. Yunior García explica que necesitó escapar de la isla para poder defender su libertad de expresión, aplastada por “el terror” del gobierno. Asegura que regresará a Cuba.

El líder opositor cubano Yunior García, promotor de la frustrada manifestación del lunes en Cuba, reveló que viajó  inesperadamente a España por propia decisión para evitar la estrategia del gobierno de silenciarlo, pero prometió mantener sus ideas "intactas" y regresar.

"La decisión de salir del país fue solamente mía", explicó García en la primera entrevista que concedió tras su inesperada llegada este miércoles a Madrid, con el programa Derecho a Réplica del youtuber cubano radicado en Estados Unidos Ian Padrón.

García, un dramaturgo de 39 años y líder del grupo opositor Archipiélago, admitió que salir del país fue una decisión que le ha valido críticas entre sus seguidores, pero que se vio forzado a tomar después de convencerse de que "la estrategia" del gobierno cubano no era detenerlo sino "silenciarlo y anularlo", impidiéndole salir de su casa y tener acceso a internet.

Ante esa situación, "la única manera que yo podía evitar que me silenciaran era escapando (...). Si mi única arma ha sido siempre la palabra, yo tenía que buscar la manera de defender esa arma mía", apuntó.

Ante la previa prohibición de la protesta del lunes, que finalmente se frustró por un gran despliegue de fuerzas de seguridad, García anunció que marcharía en solitario un día antes, por una céntrica avenida de La Habana, para minimizar los riesgos de violencia.

Pero agentes de la seguridad de Cuba le impidieron salir de su casa, y cortaron sus teléfonos fijo y móvil, mientras decenas de partidarios del gobierno realizaron un acto de repudio frente al edificio donde vive en La Habana.

"Ganó el terror"

En la mañana, fuentes del gobierno español informaron del viaje a la AFP, sin más detalles: "Confirmamos que han llegado él y su esposa, con visado de turista".

"Llegamos a España, vivos, sanos y con las ideas intactas", escribió el dramaturgo en su cuenta en la red social Facebook.

Archipiélago había responsabilizado este mismo miércoles al gobierno cubano de la desaparición de García y de su esposa, la también activista Dayana Prieto, tras haberles perdido la pista desde la mañana del martes.

García dijo que el gobierno ha interpretado su salida "como una victoria". "Creo que una vez más pueden estarme subestimando, como ya lo hicieron el 27 de noviembre", agregó. En España usará la "palabra para lograr cambios en Cuba" y la libertad de los presos políticos en la isla, dijo.

La convocatoria a la marcha logró que "el régimen cubano se quitara sus máscaras", apuntó. "En Cuba hay una dictadura tiránica" y lo que "ha ganado es el terror", añadió García, subrayando que su idea es "regresar a la isla".

"Necesariamente, ahora viene un punto de giro y hay que ver qué pasa al final de la obra", prometió el también guionista.

El gobierno comunista lo acusó de estar manejado por Washington, cuatro meses después de las históricas manifestaciones del 11 de julio, cuando intentó reclamar minutos ante la televisión estatal, pero acabó detenido, quedando libre al día siguiente.

Nacido en Holguín (este), Yunior García es conocido desde hace tiempo por sus obras teatrales y sus guiones para televisión y cine.

Yunior García optó entonces por crear Archipiélago, un grupo de debate político en Facebook que pretende ser un laboratorio para una "Cuba plural", en el país donde el único partido permitido es el Comunista. La convocatoria para la protesta del 15 de noviembre nació entre los 37.000 afiliados que reivindica.

Después del 27 de noviembre de 2020, cuando cientos de artistas reclamaron mayor libertad de expresión, asumió otro papel: se convirtió en el representante de una nueva generación crítica del gobierno, que incluye a artistas, periodistas independientes y académicos, la mayoría ajenos a partidos políticos.

Comentarios