Escucha esta nota aquí

En su informa anual, la Organización Meteorológica Mundial da cuenta de los impactos concretos del cambio climático en nuestro planeta a causa de las actividades humanas: el nivel del mar, la temperatura de los océanos y su acidificación, así como las concentraciones de gases de efecto invernadero alcanzaron récords.

El informe anual sobre el estado del clima de los expertos de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) es una "sombría confirmación del fracaso de la humanidad para afrontar los trastornos climáticos", denunció el jefe de la ONU Antonio Guterres.

Los últimos siete años fueron los más calurosos desde que se registran las temperaturas a nivel global, indican los expertos de la OMM.

Con un aumento de 1,1 grado comparado con la era prindustrial, el mundo se acerca peligrosamente al umbral de 1,5 grados de aumento, fijado en el acuerdo de París.

El primer indicador que rompe récords es el de la concentración de CO2 –un gas con efecto invernadero- en la atmósfera. La cifra de concentraciones de gases de efecto invernadero alcanzó un máximo mundial en 2020, con 413,2 partes de dióxido de carbono (CO2) por millón (ppm) en el mundo, es decir 149% más del nivel preindustrial. Y los datos indican que continuó aumentado en 2021 e inicios de 2022.

Preocupa también el aumento de la temperatura global de los océanos y su nivel de acidificación lo que perturba su capacidad de absorción del CO2 y el ecosistema marino.

El cuarto indicador climático que rompe récord es el del nivel del mar, que aumentó una media de 4,5 milímetros al año de 2013 a 2021, principalmente debido al derretimiento glaciar.

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, propuso cinco acciones para impulsar la transición hacia las energías renovables, entre ellas fomentar un mayor acceso a las tecnologías y suministros de energía renovable, triplicar las inversiones privadas y públicas en energías renovables y poner fin a los subsidios a los combustibles fósiles.

Comentarios