Escucha esta nota aquí

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, y los jefes de la diplomacia de Israel y cuatro países árabes se reúnen este lunes en una histórica cumbre para abordar las negociaciones sobre el acuerdo nuclear iraní y la inestabilidad mundial provocada por la invasión rusa de Ucrania.

Después de condenar unánimemente el ataque terrorista de la noche anterior en la ciudad israelí de Hadera, que dejó un saldo de dos policías israelíes muertos y los dos atacantes islamistas abatidos, los seis ministros de asuntos exteriores expresaron sus intereses comunes de defensa frente a las aspiraciones nucleares de Irán, ante la firma de una nueva versión del acuerdo nuclear entre Teherán y las potencias mundiales encabezadas por Estados Unidos.

Es un nuevo rostro de Medio Oriente. Por primera vez en más de setenta años, Israel se mezcla en la zona en igualdad de intereses con el mundo árabe moderado, en un foro que reúne en Israel a los ministros de asuntos exteriores de este país, Yair Lapid, anfitrión de sus colegas de Marruecos, Egipto, la Unión de Emiratos Árabes y Bahréin, además del Secretario de Estado de Estados Unidos, Anthony Blinken.  El encuentro se convertirá en un foro anual al que serán invitados en el futuro más países, todos unidos por su recelo y oposición a Irán nuclear y su violento accionar en la región.

Blinken afirmó que su país está "comprometido" y decidido a que Irán nunca obtenga una bomba nuclear y que cree que volver a la plena aplicación (del acuerdo de 2015) es la mejor manera de colocar el programa nuclear iraní en la caja que estaba antes de que Estados Unidos abandonara el acuerdo bajo el gobierno de Donald Trump en 2018.

Los países de la región comparten temores y exigen muchas respuestas,   ya que a cambio de la firma del acuerdo nuclear, Washington se dispone a quitar de la lista de organizaciones terroristas a las Guardias Revolucionarias de Irán.

La cumbre se produce en un momento en que Estados Unidos y sus aliados europeos han expresado discretamente su "frustración" por la actitud de los países de Medio Oriente frente a la guerra en Ucrania y al hecho de que no se hayan distanciado de Moscú.

Comentarios