Escucha esta nota aquí

En Inglaterra se acaban el teletrabajo, las mascarillas y los pasaportes sanitarios. Los ingleses volvieron el jueves a la casi normalidad con el levantamiento de restricciones, gracias a una mejora en la pandemia que próximamente verá desaparecer también los tests a los viajeros y las cuarentenas de los infectados.

El porte de mascarillas cesó de ser obligatorio este jueves en lugares cerrados -nunca lo ha sido en el exterior- pero algunos comercios pueden aconsejarlo o exigirlo, como el metro de Londres. Y queda a discreción de locales como clubes nocturnos o estadios deportivos establecer voluntariamente si exigen pasaportes sanitarios.

Estas medidas, de las más ligeras de Europa, fueron introducidas por el gobierno de Boris Johnson a mediados de diciembre, pese a la oposición de parte de sus propios diputados, buscando ganar tiempo para administrar más vacunas ante la disparada de casos impulsada por la muy contagiosa variante ómicron.

En el metro de Londres la mayoría de la gente ya no lleva mascarilla, constató Daniel Postico, corresponsal de RFI en Londres. Tampoco en las tiendas ni en los supermercados. Londres ha retirado todas las restricciones que había por el Covid-19. Por la calle, es como si no hubiera pandemia. 

La gente ha dejado de trabajar desde casa. RFI conversó con una española de 50 años que trabaja en un gimnasio. “Yo trabajo con niños. Antes dábamos instrucciones para que los padres se quedaran fuera. Ahora pueden entrar.”

Dice que se siente segura, a pesar del alto nivel de contagios diarios -cerca de 100.000- y a pesar de que mucha gente ya no lleve cubrebocas en los transportes.

Viajeros exentos de la obligatoriedad de los tests

Pero el levantamiento de medidas va más allá. "Este país está abierto a los negocios, abierto a los viajeros", afirmó el primer ministro Boris Johnson, deseoso de reactivar la economía y satisfacer a sectores duramente golpeados como el transporte aéreo y el turismo, al anunciar que a partir del 11 de febrero los viajeros con pauta completa de vacunación ya no tendrán que someterse a una prueba de covid-19 a su llegada a Inglaterra.

El controvertido primer ministro anunció su levantamiento la semana pasada entre otras medidas destinadas a complacer a las filas más liberales de su Partido Conservador, donde numerosos diputados contemplan lanzar una moción de censura contra su líder por las acusaciones de vulneración de los confinamientos en los últimos dos años con numerosas fiestas en Downing Street.  

La relajación llega aprovechando que "los ingresos hospitalarios se estabilizan, las infecciones por ómicron disminuyen y el número de personas en cuidados intensivos con covid-19 sigue bajando", subrayó el ministerio en un comunicado.

Uno de los países más golpeados por el covid-19, con 154.700 muertos desde el inicio de la pandemia, el Reino Unido registró el miércoles 102.292 nuevos casos entre una población de 67 millones.

Las otras tres naciones que componen el país y deciden sus propias políticas sanitarias también flexibilizaron algunas restricciones: desde el lunes Escocia ya no limita las reuniones, Gales reabrirá los clubes nocturnos el viernes e Irlanda del Norte lo hizo el miércoles, aunque sigue exigiendo pasaportes sanitarios.

Con AFP.

Comentarios