Escucha esta nota aquí

¿Y si tuviéramos que encontrar a alguien a quien culpar por el empeoramiento de la inseguridad alimentaria en el mundo? El Consejo de Seguridad de la ONU debatió la cuestión el jueves 19 de mayo, a iniciativa de Estados Unidos. Washington y Moscú se culpan mutuamente de la crisis. El jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken, pidió a Rusia que desbloqueara los puertos para permitir la exportación de grano ucraniano.

Con nuestra corresponsal en Nueva York, Carrie Nooten, y AFP

Mientras los precios de los cereales suben en todo el mundo, 20 millones de toneladas de grano están encerradas en silos en Ucrania y no pueden salir del país: el ejército ruso ha bloqueado los puertos del Mar Negro.

El jefe de la ONU, Antonio Guterres, ha pedido que se liberen las exportaciones: la ONU ya paga más del doble por la ayuda alimentaria a los países necesitados.

Antony Blinken, Secretario de Estado de EE.UU., pidió a Rusia que desbloqueara los puertos.

"¡Paren de bloquear los puertos del Mar Negro! Autoricen la libre circulación de los navíos, trenes y camiones que transportan alimentos fuera de Ucrania", dijo el jefe de la diplomacia estadounidense.

Según Blinken, "el ejército ruso ha secuestrado literalmente el aprovisionamiento alimentario de millones de ucranianos y de millones de personas en el mundo".

"Paren de amenazar con suspender las exportaciones de alimentos y fertilizantes a países que critican su guerra de agresión", agregó.

Lea también: El aumento de los precios del trigo amenaza con desembocar en un estallido social

¿Sanciones occidentales?

Rusia ha rechazado estas acusaciones y señala con el dedo las sanciones occidentales. Cuatrocientos millones de personas en el mundo dependen del grano ucraniano, según Kiev. Pero Ucrania envía ahora cinco veces menos trigo que antes de la invasión.

El embajador ruso ante la ONU, Vassily Nebenzia, refutó de plano las acusaciones occidentales que consisten en "echar la culpa a Rusia de todos los problemas del mundo".

Lea también: India: caos en el puerto de Deendayal tras la prohibición de exportar trigo

La crisis alimentaria en el mundo existe dese hace tiempo y sus causas profundas obedecen a una "espiral inflacionista" alimentada por el aumento de los costes de los seguros, flujos logísticos difíciles y "especulaciones en los mercados occidentales", dijo el diplomático ruso.

Los puertos ucranianos están bloqueados por Ucrania, por las minas diseminadas en el país a lo largo de la ribera del mar Negro y por la falta de voluntad de cooperación de Kiev con los armadores para liberar varias decenas de navíos extranjeros, agregó.

El diplomático ruso denunció una vez más la imposición de sanciones occidentales contra su país, asegurando que sus consecuencias agravan la inseguridad alimentaria.

"Las sanciones no bloquean los puertos del mar Negro, no inmovilizan los navíos llenos de alimentos ni destruyen las carreteras y las vías ferroviarias ucranianas", había dijo con anterioridad Antony Blinken.

"Las sanciones no impiden a Rusia exportar alimentos ni fertilizantes" ya que "excluyen deliberadamente los alimentos, los fertilizantes y las semillas procedentes de Rusia", aseguró el secretario de Estado, para quien la "decisión de convertir los alimentos en arma es de Moscú y solo de Moscú".

La víspera, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres había instado a Rusia a que liberara las exportaciones de cereales ucranianos y a Occidente a que permitiera la entrada de fertilizantes rusos en los mercados internacionales.

Comentarios