Escucha esta nota aquí

Recrudece el enfrentamiento armado entre el Estado hebreo y el enclave palestino. Los bombardeos israelíes en la Franja de Gaza causaron en las últimas horas la muerte de al menos 35 palestinos, según las autoridades sanitarias locales, mientras en Israel cinco personas perdieron la vida y decenas resultaron heridas tras el lanzamiento de 850 cohetes, indicaron fuentes oficiales.

Bautizada “Guardián de las Murallas”, la operación israelí apeló a Aviones de combate y helicópteros de combate para llevar a cabo incursión en la Franja de Gaza, con ataques aéreos continuaron hasta el amanecer.

El territorio israelí también fue blanco de cientos de cohetes. Tanto Hamas, que controla la Franja de Gaza, como la Yihad Islámica, el segundo grupo armado más importante del enclave palestino, participan en la batalla. Las salvas de fuego apuntaron a varias ciudades israelíes, incluida Tel Aviv. Los cielos de la ciudad se llenaron de explosiones cuando el sistema antimisiles "Cúpula de Hierro" del ejército israelí entró en acción para destruir los cohetes lanzados desde la Franja de Gaza.

Unos 850 cohetes cayeron en Israel o fueron interceptados por el sistema de defensa informó el portavoz del ejército israelí, Jonathan Conricus. Otros 200 cohetes se estrellaron dentro de la Franja de Gaza, indicó el portavoz.

Se trata de los disparos contabilizados desde las 18H00 (15H00 GMT) del lunes, cuando el movimiento islamista Hamás lanzó la primera salva de cohetes hacia Jerusalén.

Los cohetes palestinos causaron la muerte de cinco personas y decenas de heridos en Israel, según la policía y los servicios de socorro locales.

Por su parte, los bombardeos israelíes en la Franja de Gaza causaron la muerte de al menos 35 palestinos, entre ellos 12 niños, y más de 230 heridos, según el último balance del ministerio de Salud del enclave palestino.

Los bombardeos israelíes causaron la muerte de comandantes de los grupos militares de Hamás y Yihad Islámica, el segundo grupo armado de la Franja de Gaza.

Entretanto, se multiplicaron las manifestaciones en Jerusalén Este, en Cisjordania, pero también en las ciudades árabes israelíes: Lod, Acre, localidades árabes cercanas a Haifa, pueblos de la Galilea. Una movilización sin precedentes de los árabes israelíes en apoyo de sus "hermanos palestinos".

Israel y Hamás se encaminan hacia una "guerra a gran escala", advirtió el martes el enviado de la ONU para Oriente Medio, Tor Wennesland.

"Estoy enfadado"

Durante las últimas 48 horas, las sirenas han sonado día y noche en las ciudades israelíes cercanas a la Franja de Gaza, e incluso en Tel Aviv. Hamás ha lanzado múltiples cohetes contra el territorio israelí, matando a varias personas. En Sderot, ciudad israelí situada a apenas dos kilómetros de la frontera con Gaza, los habitantes están cansados de los repetidos conflictos.

Las imágenes de los edificios destruidos por los cohetes se repiten en el televisor de este café de Sderot. Y sin embargo, un grupo de jubilados sentados en una mesa ya no les presta atención. Avner confiesa su cansancio: "Queremos que se acabe, llevamos más de veinte años viviendo en esta situación de conflicto. Yo mismo soy un herido de guerra. Ahora tenemos que hacer las paces. Seamos musulmanes, árabes o judíos, debemos hacer la paz. "

Tras pasar la noche en uno de los muchos refugios de la ciudad, Nir salió a pasear a su perro. Las calles de Sderot están desiertas. El joven israelí expresa su frustración: "Estoy enfadado por varias razones. Estoy enfadado con mi gobierno, estoy enfadado con Hamás. Todo esto es el resultado de un mal gobierno. Deberíamos ser capaces de mantener a nuestros enemigos bajo control. Sólo hemos tomado malas decisiones”. El martes por la noche, el primer ministro Benjamin Netanyahu prometió intensificar los ataques contra Hamás.

Ziad Medoukh es residente en Gaza, director del departamento de francés de la Universidad de Al-Aqsa. Según él, la comunidad internacional debe tomar medidas más firmes para evitar un nuevo escenario como el de 2014: "Se trata de una nueva escalada deseada por la ocupación, es una nueva provocación tras lo ocurrido en Jerusalén en los últimos días. Y, por desgracia, estamos asistiendo a la continuación de esta nueva escalada, de esta nueva agresión israelí contra los civiles de Gaza y, por tanto, la situación es muy tensa, muy crítica, muy difícil para los palestinos de Gaza”, enfatiza.

La comunidad internacional "no se mueve lo suficiente"

Podemos decir", continuó, "que hay un doble sentimiento. Un sentimiento de preocupación, y un sentimiento de confianza en que la vida continúa. Y mantienen la esperanza de que habrá un cambio y el cambio siempre vendrá de fuera, de la conciencia de la comunidad internacional que no se mueve lo suficiente, que guarda un silencio total con los crímenes israelíes. Creo que en estos momentos, dado el número de muertes, el número de niños asesinados por el ejército israelí, la comunidad internacional debe asumir su responsabilidad y debe presionar para detener esta nueva agresión”.

El martes, en Gaza, informa nuestra otra corresponsal regional, Alice Froussard, fue bombardeado un edificio de diez pisos, con una oficina de Hamás en su interior. Pero unas cincuenta familias, avisadas quince minutos antes de los bombardeos, están sin vivienda. Nizar vive en la ciudad de Gaza: "Hay bombas por todas partes, y las oímos todas. Y en Gaza, sentirse seguro no es posible, no tenemos refugios, sólo nos quedamos en casa".

"Intentamos preparar a nuestros hijos también mentalmente"

Lo más complicado es aguantar mentalmente, dice: "Intentamos preparar a nuestros hijos también mentalmente. Le digo a mi hija de tres años todo el tiempo que hay muchos fuegos artificiales afuera, que es una celebración, sólo para hacerla sentir mejor porque siente que no estamos seguros. Creo que puede sentirlo de la gente que la rodea. A Israel ni siquiera le importan los daños colaterales: si quieren apuntar a alguien, no les importa si hay niños cerca”, afirma.

Ya han muerto varios niños. Omar Shaban, fundador y director de PalThink para estudios estratégicos en Gaza, también teme que se produzca un escenario similar al de 2014: "Empezó de forma leve, pero fue escalando. Nadie esperaba que la guerra de 2014 durara 51 días. Ya han pasado más de 24 horas, por lo que se teme, porque los ataques israelíes se intensifican casi cada hora”.

“Posibles crímenes”

La fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI), Fatou Bensouda, mostró su preocupación este miércoles por la violencia que se vive en los territorios palestinos y en Israel y alertó de que se pueden estar cometiendo posibles "crímenes".

"Asisto con una gran preocupación a la escalada de violencia en Cisjordania, incluyendo Jerusalén-Este, así como en Gaza y en sus alrededores, y a la posible comisión de crímenes en el marco de Estatuto de Roma", texto fundador de la CPI, escribió en Twitter la fiscal.

La CPI anunció en marzo la apertura de una investigación sobre presuntos crímenes de guerra en los territorios palestinos, una decisión criticada por Israel y bien recibida por los palestinos.

Comentarios