Escucha esta nota aquí

Por RFI

El alza en los contagios obliga a las autoridades a imponer restricciones, aunque menos severas que los confinamientos. Los Juegos de Tokio-2020, aplazados un año debido a la pandemia, se inician el 23 de julio en la capital japonesa, donde los contagios habían caído gracias al estado de urgencia, pero han vuelto a aumentar desde la suspensión de las restricciones el 21 de marzo.

Repunte de contagios, nuevas restricciones y un 75% de los ciudadanos partidarios de volver a posponer la cita o cancelarla. Este es el escenario que vive Japón a 100 días de la inauguración de unos Juegos Olímpicos que están generando roces entre federaciones deportivas internacionales, la organización y las autoridades locales niponas debido sobre todo al reparto de los elevados costes de las medidas anticovid y las planificaciones de estancias. 

Está previsto un protocolo estricto para deportistas: sin salir de su piso en la Villa Olímpica y vuelta a casa 48 horas después de competir.

El Comité Olímpico Internacional todavía aspira a que un porcentaje notable de los deportistas lleguen vacunados. El organismo compró vacunas a China para todos los clasificados y países como Estados Unidos ya han prometido que los suyos llegarán inmunizados. 

La ministra nipona para los Juegos Olímpicos, Tamayo Marukawa, ya ha anunciado un gran dispositivo de 100 médicos y 120 enfermeras sólo para tratar posibles casos de covid. 

El insólito relevo de la antorcha olímpica comenzó en Fukushima el pasado 25 de marzo y refleja la constante improvisación para adaptarse a circunstancias excepcionales a la que se ven obligados los organizadores con tramos a puerta cerrada y cancelaciones de rutas. 

Ante el aumento de contagios, en Tokio y otras cinco prefecturas del país se ha vuelto a limitar la asistencia de espectadores a estadios a un máximo de 5.000 personas. Un vaivén de restricciones que ha aumenta la percepción ciudadana de que el Gobierno intenta rebajar la gravedad del mensaje oficial sobre la situación sanitaria debido a la proximidad de los Juegos.

La vacunación avanza muy lentamente en Japón, que solo ha aprobado hasta ahora la vacuna de Pfizer. Solo el personal sanitario ha sido vacunado y la semana próxima será el turno de las personas de mayor edad y de momento, no hay fecha para administrar la vacuna a la población en general.


Comentarios