La abrumadora victoria del Rechazo encontró con caras largas a quienes impulsaron y defendieron la Constitución descartada por los chilenos

El Deber logo
5 de septiembre de 2022, 9:15 AM
5 de septiembre de 2022, 9:15 AM

El silencio prolongado y la seriedad en sus rostros lo decían todo. Cuando ya comenzaban a asomar los primeros cómputos que confirmaban el aplastante triunfo del Rechazo en Chile, afuera del comando del Apruebo se acumulaban periodistas, pero ninguno de sus representantes entregaba declaraciones.

Allí, aparecieron entre aplausos de consuelo varios rostros que lideraron la campaña, entre ellos Gaspar Domínguez, exconvencional y vicepresidente de la Convención.

"Es evidente que el pueblo de Chile no quiere la Constitución que tenemos hoy y tampoco quiso la propuesta emanada por la Convención Constitucional, y lo que queda es seguir teniendo la discusión de manera democrática, abierta, humilde", dijo Domínguez a RFI.

Entre el público también encontramos a miembros de la Asociación Yo Cuido. Romina Fuentealba lamentó que lo que considera avances con el texto rechazado quede sin efecto.

"Lograr lo que había logrado esta con el medioambiente, con el cuidado en general… Estaba a la vanguardia y los ojos del mundo estaban aquí. A mí me parece lamentable y muy terrible que se haya rechazado.", reconoció Fuentealba.

Unos 2.000 partidarios del "Apruebo" se reunieron en los alrededores de la céntrica plaza Italia, epicentro de las masivas manifestaciones que estallaron en Chile a partir del 18 de octubre de 2019 en reclamo de mayor igualdad social.

"Nosotras vamos a seguir en las calles; esto no nos va a detener, debemos seguir la lucha", dice a la AFP Cecilia Álvarez, de 46 años, quien portaba una bandera de los indígenas mapuche al cuello.

La propuesta de cambio de la actual Constitución vigente desde la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) establecía un "Estado social de derechos", con cambios en materia de salud, pensiones y educación, y la posibilidad de la interrupción voluntaria del embarazo.

Establecía, además, la plurinacionalidad del país, con mayores autonomías territoriales y de justicia para los pueblos originarios.