Escucha esta nota aquí

La célebre marca de moda francesa ha demandado al artista digital Mason Rothschild por infringir sus derechos de marca registrada al haber creado los Metabirkins, unos NFT (Non-Fungible Token, una ficha no fungible), inspirados en uno de los más famosos bolsos de Hermès, el Birkin. Esta demanda pone en relieve la falta de regulación de los derechos de protección de las marcas en el mundo virtual.  

El metaverso, ese universo paralelo creado en internet por diversas plataformas, tiene su propia moda. Decenas de diseñadores preparan y presentan colecciones pensadas para avatares digitales antes de producirlas en el mundo real, reduciendo así los costes en caso de fracaso en las ventas online.  

Estos productos se comercializan dentro del sistema NFT, que dio mucho que hablar en 2021, cuando incluso la exprimera dama estadounidense, Melania Trump, puso a la venta varias creaciones suyas. Un NFT es un acrónimo de Non-Fungible Token, que en español quiere decir ficha no fungible, es decir, que no puede ser intercambiado por algo equivalente. 

Utiliza la misma tecnología de las cadenas de bloques (blockchain) que consisten en una forma de identificación que involucra a una multitud de individuos, sin un núcleo aglutinador. 

Hermès contra Mason Rothschild 

La mayoría de los compradores son coleccionistas o especuladores que esperan poder venderlas más tarde y ganar un dividendo. También son utilizados por la industria de los juegos de video, el cine y la música, pero pueden constituir bienes diversos como un terreno digital o una granja de caballos para carreras virtuales. 

Muchos creadores se han dado cuenta del filón que esto representa. Uno de ellos es el artista digital Mason Rothschild, que a principios de 2021 presentó un NFT único que llamó “Baby Birkin”, inspirado en uno de los bolsos más icónicos de la marca francesa Hermès. Éste se vendió por 23.500 dólares y dio alas a Rothschild para lanzar en diciembre de 2021 toda una colección, llamada Metabirkin, de 100 NFT que cuentan con la imagen de un bolso muy parecido al Birkin con diferentes estampados en un pelaje digital.  

Estas operaciones no son para nada del gusto de Hermès. La marca francesa ha calificado estos NFT de “falsos productos Hermès” e interpuso una demanda contra su creador ante un juzgado de Nueva York. En el texto, asegura que "el volumen total de ventas de MetaBirkins NFT superó los 1,1 millones de dólares, con precios unitarios entre 15.200 y 45.100 dólares". Hermès reclama la paralización del proyecto, quiere recuperar el nombre del dominio Metabirkin y exige el pago de daños y perjuicios.  

Por su parte Mason Rothschild asegura que la primera enmienda de la constitución de Estados Unidos le da permiso para crear una versión imaginaria y digitalmente peluda de los bolsos Birkin. La primera web que puso a la venta los Metabirkins los retiró pero a fecha del 19 de enero, todavía se los puede encontrar en otras webs, donde se pueden comprar a partir de 5 ETH (una criptomoneda llamada Ether). 

Según The fashion law, un medio especializado en los asuntos legales que rodean al mundo de la moda, este caso podría sentar precedente en materia de protección de las marcas en los universos digitales, que todavía no están cubiertos por una legislación específica.  

Comentarios