Escucha esta nota aquí

La Policía de Hong Kong detuvo este miércoles a cuatro miembros de la asociación que organizó la vigilia anual que conmemora la represión de la plaza de Tiananmen en 1989. Se habían negado a cooperar con una investigación en virtud de la Ley de Seguridad Nacional, que Pekín aprobó hace un año para eliminar la disidencia.

La imagen es impactante: Chow Hang-tung, vicepresidenta de la Alianza por Hong Kong y reputada abogada, saliendo de su despacho esposada, escoltada por la Policía. La Policía había dado a la asociación hasta el martes 7 de septiembre para que entregara toda la información que poseía sobre sus miembros desde su creación en 1989, todas las actas de sus reuniones, su información financiera y los intercambios que pudiera tener con las ONG que trabajan por los derechos humanos en China.

En cambio, la Policía recibió una carta en la que se explicaba que su solicitud era ilegal y se rechazaban las acusaciones de que el grupo fuese un "agente extranjero".

Aumento de la presión sobre la asociación

En los últimos años, cada vez más personas han acudido a la conmemoración del 4 de junio que organizó la Alianza, a medida que crecía la indignación por cómo Pekín dirigía la ciudad. Pero desde las enormes protestas prodemocráticas de 2019, las dos últimas vigilias han sido prohibidas, y ahora los pro-Pekín presionan para que se disuelva la asociación.

Además de las cuatro personas detenidas esta mañana, ya había dos miembros de la asociación en prisión, y varios habían dimitido el pasado mes de julio. Desde la aprobación de la Ley de Seguridad, se ha detenido a decenas de figuras prodemocráticas, otras se han exiliado y se ha lanzado una campaña para purgar la ciudad de cualquier elemento considerado "antipatriótico".

Comentarios